Salud bucal

Un dato significativo de lo que ocurre cuando no nos lavamos a diario los dientes: está demostrado que las personas que permiten la acumulación indiscriminada de placa dental sin someterse a higiene oral durante 48 horas desarrollan una inflamación de las encías. Según los expertos participantes en un reciente encuentro sobre salud bucodental, organizado por Oral B, el problema no es tanto la falta de higiene dental como que la mayoría no sabemos cepillarnos los dientes adecuadamente y, además, no dedicamos a ello el tiempo suficiente (según las estadísticas realizadas al respecto, en muchos casos, con 35 segundos no damos por satisfechos).

“Un correcto cepillado es la mejor prevención del las enfermedades bucales”, señala Sol Archanco, presidenta del Colegio Profesional de Higienistas de Madrid.

Tipos de cepillos dentales

Según las recomendaciones de la Asociación Dental Americana (ADA), el cepillo ideal es aquel que, en primer lugar, resulta cómodo en la mano y cabe en la boca. Hay que reemplazarlo cada tres o cuatro meses, o antes si se deshilachan.

En cuanto al tipo de cepillo dental elegido, básicamente hay dos categorías: manuales y mecánicos. Los más utilizados son los primeros, de los que hay muchas opciones entre las que elegir: según las dureza de las cerdas (duro, medio, suave), con cabezal rígido o flexible, con distintos diseños de las cerdas para conseguir un efecto masajeador, de mayor limpieza interdental, específicos para niños… El dentista es la consulta y el farmacéutico pueden asesorar acerca del diseño más adecuado a cada circunstancia.

Colutorios para después del cepillado

Fundamentalmente, los colutorios están indicados para reforzar la acción del cepillado y la limpieza interdental, ya que llegan a zonas de la boca de difícil acceso. Se trata de soluciones acuosas o hidroalcohólicas que contienen principios activos al igual que ocurre con las pastas dentífricas. La oferta es amplia, hay de distintos tipos y de varios sabores.

En cuanto a la composición, en el mercado se pueden encontrar soluciones formuladas con floruro sódico destinadas a uso diario o semanal, que pueden ser utilizadas a partir de los seis años.

También hay otros colutorios que tienen como objetivo el control de la placa bacteriana (colutorios antiplaca) o la disminución de la inflamación gingival (antigingivitis), que están formulados con clorhexidina, aceites esenciales y otros principios antisépticos como el triclosán, los compuestos de armonio cuaternario, el delmopinol o la hexetidina. Hay evidencias cientifícas de que la práctica habitual de los enjuagues con colutorios puede desempeñar un papel importante en la prevención y tratamiento de las enfermedades periodontales, aunque nunca pueden sustituir al cepillado.

Seda dental: manual de uso

1-     Tomar aproximadamente 50 cm de seda dental y anúdala, sin apretar, alrededor de ambos dedos corazón, anudando más seda en un dedo que en el otro y dejando 5 cm de seda entre ambos.

2-     Manteniendo la seda tirante con pulgares e índices, deslízala suavemente entre los dientes, teniendo cuidado de no dañar las encías.

3-     Curva la seda alrededor de cada diente formando una “C”, y muévela despacio hacia arriba y hacia abajo por los laterales de cada pieza dental, incluida la línea de las encías.

4-     Desenrolla otro trozo a medida que vas pasando de un diente a otro.

5-     Tras la limpieza interdental es importante lavarse los dientes durante dos minutos.

Nuevas técnicas de la salud bucal

Blanqueamiento: Actualmente es la técnica más popular para mejorar el aspecto de la sonrisa y blanquear la dentadura. Tras realizar una limpieza dental profunda, se realiza una impresión de la dentadura del paciente a partir de la cual se elaboran unos moldes de plástico flexible ajustables a la boca, que se emplean durante todo el tratamiento. Sobre ello se aplica un gel que puede contener dos sustancias: el peróxido de hidrógeno y el peróxido de carbamida. Para potenciar la penetración del gel se puede recurrir a una potente luz que favorece la oxidación (en cuyo caso se necesitan varias sesiones, cuyo número varía en función del paciente) o el láser (se hace en una única sesión).

Puentes y Coronas

Son dos tipos de prótesis estéticas que se emplean para reforzar los diente dañados o reemplazar los ausentes. La corona se usa para cubrir o enfundar un puente dañado y también para mejorar la forma, el aspecto y la alineación de los ya existentes. La función de los puentes es reemplazar uno o más dientes, cubriendo el espacio, adhiriéndose con cemento a los dientes naturales o a los implantes que rodean el espacio.

Contorneado

Es una técnica que se basa en la aplicación (totalmente indolora) de una turbina de alta velocidad sobre el borde de los dientes para modificar su forma y pulirlos. Está indicada para dar forma a los dientes para modificar el perfil recto y, también, para los apiñamientos en la dentadura inferior.

Nuevas ortodoncias

La ortodoncia fija consiste en la fijación de elementos de cerámica o metal (brakets) que se pegan a cada diente mediante una pasta hecha de resina y a los que después se enganchan unos metales y otros materiales de nueva generación, con la forma exacta de la dentadura que se quiere conseguir. Otra opción es la ortodoncia de quita y pon, basada en férulas transparentes. El Invisalight combina la ortodoncia convencional con el uso de grafícos informáticos en 3D.

Temas relacionados:
Periodontitis o Piorrea. Tratamientos y Remedios de Medicina Natural

Enfermedades de la boca. Gingivitis. Periodontitis. Síntomas
Boca. Sus enfermedades. Tratamientos y Remedios de Medicina Natural

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.