Los pigmentos o manchas del iris en Iridología

Pigmentación central

La heterocromía central es una pigmentación concentrada dentro de las zonas digestivas y en el collarete o banda del sistema nervioso autónomo.

La pigmentación central situada en estas zonas sugiere disminución en la eficiencia  del aparato digestivo y trastornos por una baja actividad de las secreciones gástricas.

La pigmentación central puede indicar alteraciones en el hígado, la vesícula biliar y del páncreas.

Según sea el color de la pigmentación central así será el tipo de perturbación:

  • El color naranja indica una alteración pancreática.
  • Una coloración fluorescente señala a la vesícula biliar, páncreas y alteraciones del hígado.
  • El color amarillo pajizo indica una alteración renal.
  • El marrón oscuro indica una alteración del hígado.

Pigmentación sectorial

La pigmentación sectorial es una sección del iris con una pigmentación diferente a la normal del estroma. Varía en tamaño y extensión hasta el borde del iris.

Suele ser un marcador genético y puede ser significativo dependiendo del color y la ubicación.

El color indica el tipo de perturbación:

  • El color naranja indica una alteración pancreática.
  • El color fluorescente señala a la vesícula biliar, páncreas y alteraciones del hígado.
  • El color amarillo indica una alteración renal.
  • El color marrón oscuro indica una alteración del hígado.

Pigmentos del iris

Los pigmentos son manchas de diferente color situadas en ciertas áreas de  los iris. En la mayoría de los casos el color nos señala a una capacidad funcional reducida en los órganos o una mayor susceptibilidad al estrés.

La pigmentación puede ser topoestables (pigmentos individuales estrechamente relacionadas con la ubicación) y topolábiles (pigmento dispersas en general a través del iris).

Los pigmentos topoestables tienen una relación diagnóstica con el área en el cual están localizadas. Este tipo de manchas por lo general no tienen los bordes muy definidos, sino que se difuminan hasta desaparecer y según el color del pigmento así es la alteración.

Los pigmentos topalábiles no tienen  importancia diagnóstica ya que no se relacionan con ninguna patología del sector en el que se presentan, sino que su indicación es general y también depende del color del pigmento. Son este tipo de manchas o pigmentos los que más se relacionan con los procesos cancerosos.

Si los pigmentos son topoestables llaman la atención sobre un área en particular. Los pigmentos pequeños que aparecen pueden significar que el cuerpo está en una actitud defensiva  y que aumenta el riesgo de problemas futuros. Algunos pigmentos preceden a una patología y otras escuelas de iridología consideran que algunos pigmentos aparecen como una respuesta a una patología.

El color amarillo se relaciona con alteraciones del riñón.

El color naranja con el páncreas y también con el hígado.

El color naranja fluorescente  se relaciona con la vesícula biliar, páncreas y el hígado.

El color marrón (ligero, medio, oscuro, rojizo) con trastornos del hígado.

El color negro con situación precancerosas y también con el hígado.

Los tofos o rosario linfático

Los tofos son pequeños “copos” de color como mechones de nubes, en la zona ciliar externa o zona linfática. Pueden variar en apariencia desde estar muy claramente definidos  a estar mal definidos y desde blancos a un color sucio o descolorido. Se denominan en su conjunto como rosario linfático.

Los tofos son típicos de la constitución hidrogenoide e indican una predisposición a la congestión y estancamiento de la linfa. La marca indica que existe un riesgo adicional para la congestión linfática y la hiperactividad del sistema inmunológico.

Los tofos pueden ser blancos, o amarillo sucio, o marrón. También pueden estar bien definidos con fronteras claras, o pueden estar difuminados. Cuanto más difuminados y sucios de color sean los tofos o el rosario linfático más congestión y cronicidad del trastorno nos indican.

Las personas con este signo tienen predisposición a los resfriados, asma, bronquitis, retención de líquidos y nunca parecen ser totalmente libres de trastornos. Los iris linfáticos con tofos blancos bien delimitados tienen menos síntomas que los que tienen signos de decoloración o nubosidad.

Tema relacionado
Curso de iridología digital en DVD y on-line

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.