Microbios, pH y microscopía sanguínea - Video

Muchas personas piensan que los microbios son perjudiciales, sobre todo, los microbios que son conocidos como microorganismos o seres microscópicos, y que los conocemos en forma de virus, bacterias y hongos.

Sin embargo, para su beneficio, sería interesante revisar a fondo esta opinión. Por supuesto que hay microbios patógenos dentro de nuestros cuerpos y que son la causa de muchos tipos de enfermedades. Sin embargo, sus propiedades nocivas sólo pueden desarrollarse con plena eficacia si nuestro cuerpo proporciona el terreno en el que puedan florecer y estar activos. De modo que es el "medio" el que despierta y fomenta su carácter parasitario.

Piense, por ejemplo, en el crecimiento de las semillas en el campo, es fundamental que estén en el "medio" correcto para que las semillas se desarrollen, de la misma manera que los microbios en nuestro cuerpo.

También es importante ser conscientes de que no seríamos capaces de vivir en absoluto sin la existencia de microbios en nuestro organismo. Existen un número colosal de microbios y de muchos  tipos y en muchas formas. Incluso el sistema inmunológico de nuestro cuerpo, tan importante y sensible, depende para su salud  de la fuerza de una población de bacterias que coexisten armoniosamente. De modo que vivimos con una innumerable multitud de microorganismos dentro de nuestros cuerpos, literalmente, en simbiosis con nosotros, es decir, en una comunidad viva, en el que estos microorganismos llevar a cabo tareas indispensables para nuestro metabolismo.

El “terreno” de nuestro cuerpo es de vital importancia

Es una necesidad vital que esta comunidad de bacterias estén en equilibrio para mantener nuestro medio interno en un estado de equilibrio biológico. Cuando se altera el terreno durante un largo período de tiempo, se pierde este equilibrio, como resultado de alteraciones o de influencias ya sea desde dentro o desde fuera, y como consecuencia se pueden desarrollar esos microbios perjudiciales a partir de microorganismos inocuos. Estos simbiontes beneficiosos pueden convertirse en parásitos que causan daños cada vez mayores a nuestra sangre e incluso la pueden destruir, a menos que se aplique el tratamiento biológico apropiado.

Esta degeneración se puede observar, por ejemplo, por medio de la microscopía de campo oscuro, en la sangre de muchas personas con enfermedades terminales y en las etapas finales de su enfermedad.

Mucha gente todavía persiste en la opinión errónea de que los microbios son perjudiciales por encima de todo y, por lo tanto, tienen que ser "combatidos" y "destruidos". Estas personas también piensan que estos "repugnantes" microbios vienen "volando" sobre nosotros, o de alguna manera se abren camino hacia nosotros desde el exterior.

Ese no es el caso como ha quedado claramente demostrado por los resultados de varias investigaciones, incluso algunas de épocas anteriores. De acuerdo con estos resultados, más bien el caso es que, desde el momento de nuestro nacimiento, somos anfitriones de ciertos géneros de microbios dentro de nuestros cuerpos, y estos tienen el potencial de convertirse en parásitos. Para un bebé, algunos de estos microbios, incluso constituyen su primer "material de práctica" en el fortalecimiento de su sistema inmunológico. También ha sido claro desde hace mucho tiempo que en el vientre se pasan los microorganismos de la madre al bebé a través de la placenta, lo que implica que esta "herencia" se transmite por la placenta.

Los microbios pasan por un cambio de la forma a través de diversas fases. Pleomorfismo

Un descubrimiento más importante de la investigación llevada a cabo en años anteriores es que los géneros de microorganismos presentes en nuestro cuerpo desde su nacimiento están sujetos a cambios de forma en distintas fases. Esto depende de las condiciones de vida del medio ambiente en la sangre y los tejidos. En la terminología científica esta pluralidad en la forma se conoce como pleomorfismo. Esto implica que los microorganismos en cuestión están sujetos a un ciclo de etapas de desarrollo, a partir de una muy pequeña, partícula inmóvil de proteína a una forma de hongos con una estructura complicada. Es en esta fase final en la que el carácter parasitario de los microbios en cuestión se revela plenamente. Afortunadamente, este desarrollo cíclico es también capaz de ser invertido y, de hecho, esto se puede lograr pasando a formas completamente no violentos y no tóxicas, si se le da un tratamiento biológico.

Los géneros más importantes de microorganismos que poseen esta propiedad de variedad de la forma (pleomorfismo), y que albergan muchas personas en su cuerpo en una forma u otra, se denominan técnicamente en el lenguaje de la ciencia médica como Mucor racemosus, Aspergillus niger y Candida albicans. Ahora bien, estos tres géneros de ninguna manera constituyen el completo cuerpo total de microorganismos, ya que solo en nuestro intestino hay otros géneros de bacterias muy útiles. Los tres géneros mencionados de microorganismos que se nombran aquí, son de importancia suprema para los sucesos que tienen lugar en la sangre. Por supuesto, las membranas mucosas son también la esfera de acción de la Candida albicans, tanto en el intestino como en la vagina femenina.

En muchas personas Mucor se presenta junto con Aspergillus. En estas personas, una variedad de influencias adversas puede provocar enfermedades o trastornos a largo plazo con el deterioro de su medio interno. De esta forma, los microorganismos pueden sufrir cambios en la forma y convertirse en patológicos. Los síntomas causados por el desarrollo de estos simbiontes es diferente a la sintomatología cuando sólo un género de los dos está presente. Esta colaboración entre Mucor y Aspergillus a menudo se puede observar en enfermedades particularmente graves, como se demuestra por los resultados de los análisis de sangre especiales. Este tipo de examen especializado mediante la microscopía de campo oscuro merece ser más ampliamente utilizado.

La relación ácido-alcalino

El medio interno del cuerpo puede estar biológicamente equilibrado en favor de la salud, o puede estar distorsionado hasta tal punto que estimula a los microorganismos que están presentes a cambiar su forma, es decir del desarrollo de simbiontes inactivos a microbios dañinos.

El estado ácido-alcalino en los líquidos y los tejidos del cuerpo juega un papel importante para decidir entre estas dos posibilidades. La relación ácido-alcalino es un hecho muy elemental y existencial, ya que afecta los procesos metabólicos en los organismos vivos en todas partes. Sin esta relación la vida biológica, orgánica, no es posible. Está estrechamente relacionado con procesos metabólicos vitales dentro de nuestros cuerpos, incluso se extiende hacia el interior de sus miles de millones de células.

El grado de acidez en el interior de una batería eléctrica determina su eficacia, y de la misma manera el "grado de acidez" en nuestro cuerpo también determina lo saludable que es. En nuestro cuerpo también la relación de ácido alcalino afecta críticamente a procesos vitales bio-eléctricos en el metabolismo de cada célula. Un buen estado de salud se demuestra por un alto potencial eléctrico entre el núcleo celular y la membrana de la célula, tan alto como 70 milivoltios o más.

En nuestro cuerpo la relación entre ácido alcalino se expresa en el nivel del pH. Esto es un valor que se obtiene de la sangre y de otros fluidos corporales - sin olvidar la orina - para propósitos de diagnóstico y para comprobar el estado de salud. El nivel de pH de la sangre en circulación en una persona joven sana está en la región de 7,4 y, ya que está por encima de 7,00, se dice que es ligeramente alcalino. Hablando en general, incluso en una persona sana, hay un cierto antagonismo entre este nivel de pH de la sangre y el de los tejidos. En otras palabras, un ajuste contrario del nivel de pH. Esto significa que el nivel de pH del tejido sano está sólo ligeramente por debajo del nivel neutro de 7,0. En las personas que están gravemente enfermas este antagonismo se expresa con una diferencia mucho mayor en los niveles de pH. En la enfermedad, la sangre puede tener un nivel de pH de 7,8, mientras que el tejido enfermo puede sumergirse en el rango ácido, con un nivel de pH muy por debajo de 7,0.

El exceso de acidez es un factor significativo en la enfermedad

Este medio ácido proporciona a los microorganismos de nuestro cuerpo las condiciones ideales para su desarrollo intensivo hacia la forma de hongos dañinos. Sin embargo, este medio ácido también favorece la aparición de una deficiencia peligrosa en el suministro de fluidos en los tejidos, de modo que el suministro de sangre a los capilares más finos (la micro-circulación) se reduce drásticamente o incluso se bloquea. Esto significa que, para todas las células, no sólo es necesario el suministro vital de oxígeno y de nutrientes, sino también la disposición igualmente vital de la eliminación de los productos metabólicos de desecho. Se puede decir que, en este estado, todas las células están poco a poco acidificándose y, por lo tanto, cada vez están más enfermas, a menos que se aplique la ayuda terapéutica en forma de medicamentos biológicos apropiados y otras medidas.
 
Por lo tanto podemos afirmar con suficiente rotundidad que la sobreacidificación de los tejidos debe ser considerada como un foco peligroso para la génesis de muchas enfermedades graves, así como para una gran variedad de cuadros patológicos. Esta condición también impulsa a la vida microbiana de nuestro cuerpo para que se desarrolle en una dirección perjudicial. Si a esta acidificación añadimos  una carga adicional en la forma de los productos metabólicos de desecho a partir de estas bacterias dañinas entendemos la proliferación de las enfermedades. En tal estado, el cuerpo tiene una integridad inmunológica deprimida notablemente, por lo que es más fácilmente susceptible del ataque de los microbios exógenos. Esto se manifiesta por las infecciones frecuentes, que también pueden ser de carácter grave.

Lo que nosotros podemos hacer

Por lo tanto, todo el mundo debe tratar de evitar a largo plazo el exceso de acidez de los tejidos de su organismo. Esto es una precaución importante que podemos tomar en contra de muchas enfermedades. De esta manera el sistema inmune humano estará considerablemente menos estresado.

Hay unos cuantos hábitos saludables en nuestra vida cotidiana que constituyen una precaución positiva. Esto incluye evitar los las reacciones ácidas, en conjunto o tan a menudo como sea posible. Nuestro sistema inmunológico es muy sensible a los componentes neuro-emocionales, lo que significa que la fuerza de nuestra inmunidad está influenciada por la forma en que pensamos y sentimos.

El tipo de dieta que consumimos es asimismo considerado como un importante factor preventivo y terapéutico, ya que nos protege contra las enfermedades producidas por un terreno ácido. Una dieta de alimentos integrales, energéticos como frutas y hortalizas proporcionan los minerales alcaloides que contrarrestan el exceso de ácidos. Lo mismo ocurre con la ingesta de suficientes líquidos. La mejor bebida que podemos consumir es el agua dulce, pura de manantial.

Algunos alimentos cotidianos, cuando se consumen durante mucho tiempo, constituyen un serio riesgo de daño para la salud, porque son formadores de ácidos, como en el caso del café, por ejemplo. Éstos se deben evitar, o al menos restringirlos notablemente.

Otra cosa que es indispensable si queremos mantener la salud, o incluso para recuperar nuestra salud, es el ejercicio físico regular, sin tener reparos por la sudoración. Esto impulsa la actividad cardiaca y respiratoria, que a su vez promueve la mejora de la micro-circulación (la circulación de la sangre por los vasos sanguíneos más finos, los capilares), esto no sólo mejora el suministro de oxígeno a los tejidos, sino que también aumenta la eliminación de los productos de desecho de las enfermedades metabólicas.

En resumen, las enfermedades constituyen, con mucha frecuencia, una salida de emergencia para el material en descomposición y los ácidos, como consecuencia de la disfunción de sus vías de eliminación normales del metabolismo. El ejercicio físico también tiene una influencia favorable sobre las condiciones necesarias para que la vida microbiana esté equilibrada dentro de nuestros cuerpos.

Un papel especial en nuestros hábitos de vida y en la alimentación es el consumo de proteína animal, en forma de carne y productos cárnicos principalmente, pero también en forma de huevos, leche y productos lácteos. Los estudios confirman que, en el caso de un consumo continuo excesivo de proteínas animales, los microorganismos presentes en el cuerpo, tales como Mucor y Aspergillus, se alimentan de éstas y así comienzan su evolución ascendente patológica. No sólo eso, sino que cualquier exceso de proteínas de origen animal, cuando se metaboliza en el cuerpo, inclinarán el equilibrio ácido-alcalino hacia la dirección del "ácido". Además de esto, a largo plazo, como resultado de este exceso de depósitos peligrosos de proteína, se forman, por ejemplo en las paredes de los vasos sanguíneos productos de desecho que obstruirán la micro-circulación.

La microscopía sanguínea y nuestra salud

Es muy útil investigar el estado de la sangre del paciente por medio de la Microscopía de campo oscuro. Es un estudio biológico que ofrece un buen grado de certeza en el pronóstico y prevención de la enfermedad. Sería una bendición para muchas personas si este método de investigación biológico se hubiera realizado más ampliamente en las prácticas médicas de lo que es en la actualidad.

Este método también es una buena manera de comprobar la evolución de una enfermedad, y - si es necesario - puede proporcionar la documentación fotográfica con imágenes de la sangre. Permite una visión objetiva del estado microbiano cambiante de la sangre en muestras de sangre sucesivas, en función del progreso del tratamiento.

La microscopía de campo oscuro es una investigación integral especial, que debe ser realizada con una gota de sangre tomada del paciente. Esta investigación implica el uso de campo oscuro en el microscopio donde se aprecian las pequeñas formas de crecimiento de los microorganismos y su estado. Esta investigación es completamente inofensiva, sólo dura unos 15 minutos y no sólo da información clara sobre el medio interno del paciente y cualquier manifestación microbiana de su sangre, sino también con respecto a la forma en que las células sanguíneas son capaces de llevar a cabo sus funciones.

Una investigación más amplia de la muestra de sangre también proporciona pistas importantes en cuanto a la extensión de los procesos de las enfermedades degenerativas, entre ellas incluso una tendencia cancerosa, y también proporciona pruebas sobre el estado del sistema inmune en ese momento. Teniendo en cuenta estas posibilidades, la microscopía de campo oscuro no puede ser reemplazada por cualquier otro método conocido de investigación sanguínea. Además, la microscopía de campo oscuro es muy motivadora para el paciente que está presente, debido a sus resultados rápidos y visibles con facilidad sobre el estado de su sangre, y también se adapta totalmente a las investigaciones preventivas para la salud profiláctica. Sin embargo, es indispensable contar con un profesional que esté capacitado y con experiencia en microscopía de campo oscuro para que los resultados de investigación que se obtengan sean confiables.

Aunque el microscopio de campo oscuro es un excelente instrumento para este tipo de investigación biológica, como se puede observar por el video publicado, sin ser el condensador de campo oscuro, también se pueden obtener resultados parecidos gracias a la pericia del profesional. Mucho dependerá de la calidad del equipo y de la técnica utilizada.

Explicación del video

En este video, aunque no es en campo oscuro, se pueden observar principalmente eritrocitos o glóbulos rojos. La alta definición y los aumentos utilizados nos permite observar detalles que suelen pasar desapercibidos o que no se tienen en cuentan en analíticas convencionales. Se aprecian como los eritrocitos pierden su estado normal y se transforman por el cambio en el pH sanguíneo. Además se puede observar lo que en microscopía de campo oscuro se denominan condritos o sinascitos, es decir, patógenos que se han modificado a una fase patológica por la acidez del plasma y que no solo infectan el plasma, sino las células sanguíneas.

También se aprecian los llamados "diacotecitos" que no son otra cosa, sino eritrocitos en estado de alerta o de defensa. Es decir, no sólo los microbios se pueden modificar con el cambio del "terreno", sino que los propios glóbulos rojos poseen un mecanismo de autoprotección ante un ambiente hostil (pH sanguíneo ácido).

Por otra parte, se aprecian cristales de desecho metabólico con total nitidez. Por útlimo, lo que en pleomorfismo se conoce como sistatogenia, es decir la transformación de los simbiontes, que conviven con nosotros, cuando cambia el medio o el "terreno" en el que habitan.

Nota: Si desea más información sobre cursos o formación personalizada en microscopía de campo oscuro aplicada a la biología y la salud pónganse en contacto con nosotros en palaspa@gmail.com

Temas relacionados:
Curso de Microscopía Sanguínea en campo oscuro en DVD

Artículos de Microscopía sanguínea
Datos curiosos sobre la sangre - Video de leucocitos

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.