5 peligros del consumo de grasas trans

Durante las últimas décadas las grasas trans se han convertido en un ingrediente muy común, y lamentablemente forma ahora parte de nuestra alimentación diaria.

Grasas trans, grasas hidrogenadas o grasas parcialmente hidrogenadas, son tres nombres por las que esta sustancia se ha dado a conocer, como también sus nocivos efectos sobre nuestra salud.

¿Por qué perjudican tanto nuestra salud? ¿Qué hacen las grasas trans? Aprenderás más sobre ellas a continuación.

Es un tipo de grasa insaturada, con una estructura química en la que los átomos de hidrógeno se encuentran en el lado contrario al doble enlace.

Dependiendo del origen de las grasas trans, estas podrían pertenecer a dos clases, grasas trans naturales y grasas trans artificiales:

  • Grasas trans naturales:

Se forman durante el proceso digestivo en los animales rumiantes, en el momento cuando la grasa en el estómago se digiere por las bacterias. Pueden ser encontradas en pequeñas cantidades en algunos alimentos de oringen animal, como la carne o los productos lácteos, y no perjudican la salud. El CLA o ácido linoleico conjugado, es una grasa trans natural y muy saludable.

  • Grasas trans artificiales:

Se crea en el proceso que los aceites vegetales refinados son elaborados, conocido con el nombre de hidrogenación, que altera la estructura química del aceite bajo el uso de niveles muy elevados de presión, hidrógeno y catalizadores de metal. Su origen se encuentra en las grasas insaturadas del aceite que se transforman en trans luego del proceso de hidrogenación.

¿Cómo afectan las grasas trans nuestra salud?

1. Incrementan el riesgo de enfermedades del corazón

Una gran cantidad de estudios epidemiológicos y ensayos clínicos vinculan el consumo de grasas trans con mayores riesgos de enfermedades del corazón.

Durante la realización de las investigaciones, el reemplazo de grasas trans por carbohidratos u otro tipo de grasas, ocasionó un aumento del colesterol LDL y de la proporción de colesterol HDL y colesterol total. De igual manera, perjudicó la relación ApoB/ApoA1, que son dos marcadores de riesgo cardiovascular.

El incrementar en 2 % el consumo de alimentos ricos en grasas trans, se relaciona con un incremento del 23 % de riesgo de sufrir enfermedades del corazón.

2. Contribuyen al desarrollo de diabetes

El consumo de grasas trans puede contribuir a la aparición de diabetes y también reducir la sensibilidad a la insulina.

Algunas evidencias científicas han demostrado que las personas que consumen grandes cantidades de grasas trans, tienen 40 % más de riesgo de padecer diabetes.

Sin embargo, los datos aún son confusos, ya que otras investigaciones similares no permiten relacionar las grasas trans con la diabetes.

Por último, una investigación realizada sobre primates, demostró que el consumo elevado de grasas trans, aumenta la resistencia a la insulina y es causante de la obesidad abdominal.

3. Fomenta la inflamación

Las grasas trans incrementan algunos de los marcadores conocidos de inflamación, como por ejemplo la proteína C reactiva, sobre todo en personas que sufren de sobrepeso u obesidad.

Esto se traduce en un importante riesgo para la salud, ya que una inflamación importante en un largo periodo de tiempo, podría ocasionar algunos tipos de enfermedades crónicas, por ejemplo, el síndrome metabólico, enfermedades cardiovasculares, diabetes y artritis.

4. Lesionan los vasos sanguíneos

El endotelio es la pared interna que los vasos sanguíneos tienen, el cual puede ser lesionada con el consumo de grasas trans y generar disfunción endotelial.

Así mismo, una investigación reciente encontró que las grasas trans disminuyen la capacidad de dilatación de las arterias en 29 % y disminuyen los niveles de colesterol en 21 %.

5. Pueden provocar cáncer

En el mundo de la nutrición existe una famosa investigación realizada de nombre Nurses’ Health Study, que relacionó el consumo de grasas trans antes de la llegada de la menopausia con un mayor riesgo de cáncer mamario luego de esta.

No obstante, muchas investigaciones confirman la vinculación de las grasas trans y el cáncer de mama, por lo que más investigaciones al respecto son requeridas.

¿Qué alimentos contienen grasas trans?

Uno de los ingredientes más importantes de los alimentos procesados son las grasas trans, alimento que consumimos con más frecuencia de la que realmente necesitamos.

Aperitivos salados, helados, dulces, galletas, cereal de desayuno, bollería industrial, y otros más son ejemplos de alimentos procesados con elevadas cantidades de grasas trans.

Revisa las etiquetas con el valor nutricional, de encontrar la palabra “hidrogenado” o “parcialmente hidrogenado”, entonces estarás frente a un alimento con grasas trans. Deséchalo inmediatamente, para siempre.

Por Nutrición Sin Más

Comentarios

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.