La alimentación saludable y los hábitos alimenticios

Usted nunca estará saludable si come alimentos saludables de vez en cuando. Tiene que hacer un hábito de la alimentación saludable si quiere obtener la salud en base a su alimentación.

Las personas que hacen ejercicios de flexiones cinco días a la semana durante más de 25 años consiguen que sus brazos sean muy fuertes, pero esto sólo se consigue con el hábito del ejercicio regular. No empezaron a hacer flexiones por un par de semanas o meses y luego lo dejaron. Tuvieron que hacer flexiones con sus brazos de forma habitual si querían obtener los resultados deseados. Exactamente lo mismo sucede con una dieta saludable y los hábitos de alimentación.

La gente empieza mucha dietas basadas en una alimentación sana al leer libros o ver sitios web que hablan de nutrición, como SaludBio. Si bien muchos de estos libros y sitios web dicen lo que debe comer con el fin de conseguir la salud, no suelen enseñar cómo hacer de la alimentación saludable un hábito. Así, en un corto período de tiempo cuando vienen las tentaciones, el cansancio, las personas caen de nuevo en sus hábitos alimenticios poco saludables.

¿Qué es un hábito? Según un diccionario un hábito es un patrón de comportamiento adquirido por la repetición frecuente.

¿Comprende que si nos limitamos a aplicar este principio a la alimentación saludable estaremos en el camino a la salud con  mayúsculas?

Los malos hábitos alimenticios

Los malos hábitos alimenticios no se desarrollan de la noche a la mañana. Para la mayoría de las personas los malos hábitos se empezaron a formar cuando eran niños. Así, una razón por la que muchos adultos tienen dificultad para romper sus malos hábitos alimenticios se debe a que estos hábitos han sido parte de su estilo de vida durante muchos años. Por lo tanto, no desperdicie su tiempo e inculque buenos hábitos alimenticios en sus hijos desde ya. Recuerde que si lo hace está invirtiendo en la salud futura de sus hijos.

¿Por qué comemos?

Hay dos razones principales por las que comemos. Una de ellas es el suministro de combustible, o energía para nuestro cuerpo. La otra razón es por placer. Desafortunadamente algunos de los alimentos que nos dan placer no son saludables.

La mayoría de la gente hace su selección de alimentos sobre la base de lo que ven, huelen, o por su sabor. Un ejemplo lo encontramos en las siguientes frases: ¡Ese pastel que bien se ve! ¡Qué bien huele ese pastel! ¡Qué bien sabe esta tarta!

Tenga en cuenta que las tres declaraciones anteriores relacionan los alimentos con el placer. Sin embargo, el alimento que está produciendo el placer (en este caso el pastel) puede ser bueno para usted o no desde un punto de vista nutricional. Es por eso que tenemos que ser prudentes en la selección de nuestros alimentos y no sólo dejarnos llevar por nuestros sentidos de la vista, el gusto o el olfato.

Comer sano puede ser divertido

Algunas personas piensan que una dieta saludable es aburrida y que carece de sabores agradables. Una razón por la que las personas piensan así es porque la mayoría de los anuncios publicitarios promueven alimentos con un alto contenido en calorías, grasas o azúcar, y sólo un pequeño porcentaje de la publicidad de alimentos se hace para las frutas, verduras, semillas y frijoles. Por lo tanto si hubiese más educación nutricional, más y más personas encontrarían la alimentación saludable agradable y sabrosa.

Cómo hacer un hábito de la alimentación saludable

¿Cómo hacer de la alimentación saludable un hábito?

Empiece con el desayuno

Empiece poco a poco. Empiece con el desayuno. Incluya en su desayuno frutas frescas o frutas secas dulces con un vaso de leche de avena o de soja y arroz, con polen y miel. Si a media mañana tiene hambre tome almendras con manzanas o cualquier otro fruto seco, o más fruta dulce seca (dátiles, pan de higo, etc.). Es decir, vaya olvidándose del café con leche y los dulces.

Al tomar frutos secos vaya acostumbrándose a dejar a un lado los fritos y tostados y empiece a consumir los frutos secos frescos.

Siga con la cena

Cuando se haya acostumbrado a este tipo de desayuno siga con la cena. Haga que sus cenas se parezcan a su desayuno. En sus cenas puede incluir sopas de verduras con avena. Pero es mejor a que no se acostumbre a tomar carnes por la noche. Deje las proteínas para la comida del mediodía.

Incluya una ensalada en su almuerzo

A medida que se vaya acostumbrando a estas cenas, empiece a incluir como primer plato de su almuerzo o comida del mediodía una buena ensalada. ¡Cuánto más grande, colorida y variada mejor para usted!

Después de haber cogido el hábito de las ensaladas como primer plato, empiece a no mezclar alimentos en sus comidas. Es decir si come proteínas coma sólo proteínas. Si desea comer hidratos de carbono no los mezcle con proteínas.

Cocine de forma saludable

Y por último, una vez que ya ha cogido hábitos saludables alimenticios empiece a cocinar de manera saludable. No haga alimentos fritos, no hierva los aceites, no tome postres. Y al final del todo, cuántos más alimentos crudos y biológicos sea capaz de consumir mejor para usted y su SALUD.

Al final de este artículo tiene un enlace que le indica diferentes menús saludables que puede tener en cuenta. Estos menús son ya para personas con buenos hábitos de alimentación y para mantener o recuperar la salud perdida.

Temas relacionados:
Dieta para la Salud
Las leyes de curación por medio de los alimentos (26 comentarios)

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.