El Polimorfismo de Günther Enderlein y Gaston Naessens vencerá

La biología moderna está acabada, la cuchilla de la guillotina pende sobre su cabeza. Da igual que tengamos que esperar 5, 10 o 50 años más. Es muy probable que primero la generación actual de biólogos, médicos y científicos tenga que pasar para dar entrada a una nueva con una mente más abierta, libre del corporativismo, prejuicio e intereses creados. Nos da igual esperar, la verdad triunfará.

Si retrocedemos más de 100 años, el monomorfismo de Pasteur venció. Este error de juicio de la biología lo lleva sufriendo la medicina y la humanidad estos pasados 100 años. Tal vez usted lector no se dé cuenta de la trascendencia de este error, pero le afecta muy directamente.

Aplicado al campo de la biología, Louis Pasteur (Químico y Biólogo) uno de los principales impulsores del monomorfismo llegaba a la conclusión de que los microbios, independientemente de su especie u origen, eran inmutables, es decir de una sola forma o estructura. Según el monomorfismo la sangre y los tejidos sanos son estériles, de modo que es imposible el desarrollo de microbios o bacterias. Según este postulado, lo importante es el microbio, el terreno es secundario o no tiene importancia.

El polimorfismo o pleomorfismo, defendido por Enderlein, Bechamp, Naessens y muchos más,  afirma todo lo contrario, el terreno es lo importante. Dependiendo del terreno, las bacterias pueden transformarse, cambiar de forma, adaptarse a las nuevas condiciones, es decir, de ser inofensivas a ser patógenas.

Esto es muy importante. Solo un ejemplo. La medicina actual (monomorfista) considera el cáncer como una enfermedad localizada que después se generaliza. El polimorfismo considera el cáncer como una enfermedad generalizada que después se localiza. Dependiendo del punto de vista que asumamos así se tratará esta enfermedad. La medicina actual espera a que aparezca el cáncer (localizado) para tratarlo, el polimorfismo (en el que sin saberlo muchos terapeutas se basa la Medicina natural) intenta mejorar las condiciones de vida de la personas, su terreno, para que no llegue a localizarse. Cuando se localiza es porque, por lo general, ya hemos cometido errores antes en nuestros hábitos de vida y su localización es un esfuerzo extremo del organismo por aislar algo que está haciendo daño.

De modo que el monomorfismo da más importancia al medicamento que al alimento, a la terapia química que a la prevención, a la bacteria que al terreno, el polimorfismo al revés.

Günther Enderlein y Gaston Naessens, entre otros, con sus investigaciones con el microscopio de campo oscuro y el somatoscopio respectivamente, observaron, estudiando sangre en vivo, como la sangre es un excelente caldo de cultivo para todo tipo de bacterias que se desarrollan a partir de pequeños corpúsculos llamados microzymes (Bechamp), protitos o endobiontes (Enderlein) y somatidas (Naessens). El nombre nos da igual, lo importante es su efecto en el organismo y su ciclo bacteriano.

Con el video que ponemos a continuación queremos colaborar en clavar, si es posible, el último clavo en el ataúd del monomorfismo y la biología actual. Deseamos atarle una piedra de molino al cuello y lanzarla al mar, o ser la mano del verdugo que deja caer la cuchilla de la guillotina en el cuello del monomorfismo para que nunca más extravíe a la humanidad.

EXPLICACION DEL VIDEO

Esta es nuestra contribución. Llevaba mucho tiempo tratando de grabar lo que han visto o van a presenciar en el video. No es fácil conseguir el momento de la transformación de los simbiontes sanguíneos, pero al final aquí está el testimonio. Para el final les dejo una sorpresa.

El video es una composición de 5 videos diferentes. Los cuatro primeros han sido tomados en menos de 40 minutos de intervalo. El último, solo pretende ilustrar de forma contundente la desaparición o muerte de los eritrocitos (glóbulos rojos) de la cuarta sección.

Datos técnicos

Microscopio: Optika B-500 TDK

Cámara digital: 5 Megapixel.

Resolución: 2592 X 1944

Muestra: Sangre en vivo sin tinciones

Tiempo: 7 horas desde la extracción

Velocidad: Algo ralentizado sobre la velocidad normal

Estaba haciendo unos nuevos videos para la 2ª edición de nuestro Curso de Microscopía sanguínea en campo oscuro cuando realice el primer video. Si se dan cuenta al final de la primera sección, justo cuando la bacteria (ascito, sinascito, etc, como lo quieran llamar) que está entre los glóbulos rojos empieza en su centro a cambiar de forma, corté el video. No me di cuenta, fue una lástima el no tener la secuencia completa sin interrupciones. Cuando revisé el video al minuto, fue cuando noté el cambio de forma que estaba empezando a ocurrir. Rápidamente volví  a empezar a grabar y tenemos la segunda secuencia que es la más larga.  Hemos hecho unos cortes para que el video no sea excesivamente largo. Pero si comparamos desde el comienzo del video hasta el 5,30 minuto la diferencia es abismal. Si tuviéramos que decir que es el mismo ser vivo (vemos las dos fotografías) seguro que no lo creeríamos, pero lo son.

Polimorfismo de glóbulo rojo

Polimorfismo de eritrocito o glóbulo rojo

Si buscamos la causa real de esta transformación es difícil asegurar cuál es, pueden ser muchas, pero está claro que las condiciones del terreno en el que se mueve la bacteria van cambiando con el paso de los minutos al estar la sangre fuera de su medio natural. El pH se va acidificando y los simbiontes sanguíneos se adaptan a esas nuevas condiciones.

Por último hemos puesto la secuencia cuarta y quinta para ilustrar una curiosidad, que seguro muy pocos biólogos, microbiólogos o médicos han visto jamás, la muerte de un glóbulo rojo.

Si comparan la tercera sección del video con la cuarta notarán que en la cuarta hay menos eritrocitos o glóbulos rojos. Observen como aquellos que han desparecido, solo (en la cuarta sección) han dejado un pequeño rastro de su existencia. En esta ocasión no tuvimos la oportunidad de grabar su desaparición, pero recientemente en otro video sí tuvimos esa oportunidad (sección quinta). ¡La naturaleza nos deja verdaderas obras de arte hasta en la muerte, tanto de un glóbulo rojo como de una estrella!

Pero hemos dejado para el final lo mejor. Lo que han visto durante este video en su conjunto  ¿qué es, una bacteria, un parásito de la sangre, otro espécimen? ES UN GLOBULO ROJO DESDE EL PRINCIPIO HASTA EL FINAL. Ya había sufrido su primera transformación en sinascito o forma bacterial antes del comienzo el video. Esto no estaba en la sangre al principio de la extracción, era un simple glóbulo rojo. Los simbiontes que conviven en su interior (microzymes o protitos o somatidas) son los que provocan que los glóbulos rojos de la sangre, así como las plaquetas y los glóbulos blancos sufran en muchos casos (no siempre) y de muchas diferentes formas una metamorfosis. En este caso parece como si quisiera volver a su forma original, pero no pudo. Esto ya lo hemos visto en muchas ocasiones.

Sí, la sangre es un excelente caldo de cultivo para todo tipo de bacterias, virus, levaduras, etc. Decir que la sangre es estéril es una estupidez biológica de tamaño colosal. En Wikipedia si buscan por el término “bacteremia” verán que les dice que “la sangre es normalmente un medio estéril”, normal, es el punto de vista oficial de la biología monomorfista actual. Pero lo peor de todo no es el error, lo peor es querer perpetuar el error.

Aportamos este granito de arena  para que aquellos que todavía tenga en su mente ese hambre de verdad, ese espíritu de curiosidad, de inconformismo, despierten de su letargo biológico, se quiten sus ataduras universitarias y empiecen a buscar la verdad, porque la biología moderna está condenada al fracaso, está acabada.

Temas relacionados
Curso de Microscopía sanguínea en campo oscuro

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.