Psicología: El psicoanálisis

Psicología del inconsciente o psicoanálisis
Por último la psicología del inconsciente o psicoanálisis, cuyo principal promotor fue Freud, ha sido tal vez la más impactante y revolucionaria dentro de la sociedad. Fue en 1893 cuando apareció un estudio titulado "Sobre el mecanismo psíquico de los fenómenos histéricos" en el que Freud llegó a los primeros descubrimientos al averiguar que los síntomas histéricos no son casuales, sino que tienen un sentido, porque expresan en forma simbólica determinados procesos mentales del paciente. Cuando el paciente reconoce el significado oculto de lo que le pasa, se produce la desaparición del síntoma. Freud elaboró una teoría sobre los fenómenos de la resistencia, o no reconocimiento de los problemas, y de la transferencia, apertura al problema o cuando la persona se abre y comunica todo lo que siente, y creó la técnica de las asociaciones libres, que consiste en pedir al paciente que se observe a si mismo atenta y desapasionadamente y refiera sin interrupción todo aquello que pasa en su conciencia.

De estos estudios Freud pudo determinar una fuerza que llamó líbido. La líbido freudiana corresponde en la vida psíquica a todo aquello que produce algún género de placer o deleite en el hombre y por lo tanto a los diversos instintos sexuales que a su vez pueden descomponerse y solo se unifican gradualmente en una organización bien determinada propia del individuo normal adulto.

Después de una revisión de sus teorías, en 1920 Freud describió la estructura de la personalidad psíquica como compuesta por el Ello (parte instintiva inconsciente que nos hacer reaccionar de una forma que a veces no podemos controlar y que hay que saber controlar), el Yo consciente (parte regulada por el principio de la realidad) que es la parte que tiene que saber controlar a todas las demás partes, y el Superyó (parte prevalentemente inconsciente) en la que radica la fuente de la exigencias morales normativas y de sublimación principalmente impuestas por nuestros padres.

Cono todo esto Freud llegó a un nuevo concepto de la neurosis. La neurosis son expresiones de conflicto surgido entre el Yo y los impulsos sexuales del Ello, que son incompatibles con el Yo. Estos impulsos inhibidos por la lucha entre el Ello y el Yo reciben el nombre de compulsiones (eje., la madre que teme envenenar con la comida a su familia o matar al niño que cuida). Estos impulsos de la líbido, así contenidos, que retroceden a fases precedentes en forma de síntomas sustituidos no es otra cosa, según Freud, que una manifestación sexual atenuada y sustitutiva (Eje.: el caso de alguien que no pueda descargar su furia por alguna injusticia sufrida y que busca otros caminos de descarga como correr, gritar a solas, patalear, darse una ducha fría, etc.).

Dentro de la pertenencia grupos recordar la necesidad de verdaderos expertos en los mecanismos mentales para poder individualizar el trato humano, según las necesidades muy particulares de cada individuo, y aplicar la ayuda humana en cada caso, al margen de las reglas estrictas de los grupos.

Temas relacionados:

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.