La alimentación durante una crisis curativa

La alimentación durante la crisis curativa

Durante la crisis hay falta de apetito. Uno debe respetar las vehementes demandas naturales del organismo.

Bajo la crisis el cuerpo necesita agua para auxiliar en el drenaje de las toxinas que han llegado al punto de ser eliminadas, y necesita también descanso, descanso físico y mental.

Se debe aconsejar al paciente que no coma demasiado durante la crisis, o mejor nada salvo jugos de verduras. Es preferible tomar alimentos que coadyuven en el proceso de eliminación. En la cima de la crisis el paciente deberá abstenerse casi por completo de comer, o bien, comer muy parcamente, con el fin de dar al cuerpo la oportunidad de concentrar todas sus funciones en el desarrollo del proceso curativo. Si el paciente se encuentra ayunando cuando la crisis se presenta, el médico podrá permitirle que continúe ayunando durante el siguiente período de siete días, antes de interrumpir dicho ayuno. Sin embargo, si el paciente se siente muy bien y todo parece marchar de la manera más favorable, el ayuno podrá ser interrumpido.

La crisis no es algo que han logrado ni el médico ni el paciente, son los procesos naturales del organismo los que la han producido. La inteligencia instintiva que opera en el organismo sabe más que cualquier médico acerca de la estructura, reparación y regeneración de sus tejidos, sea cual fuese el procedimiento curativo empleado para tratar el caso.

La crisis es, por lo general, el momento en que el médico hace menos por su paciente. Es el propio cuerpo de éste el que realiza el esfuerzo necesario para normalizarse a sí mismo, y en la mayoría de los casos lo mejor será dejarlo en paz para que lleve a cabo su proceso curativo. Sin embargo, el naturópata deberá estar alerta por si se presentaran incidentes que atemorizasen al paciente o requiriesen intervención de emergencia y no deberá poner en práctica procedimientos supresivos o estimulantes al proceso natural. En muchos casos lo verdaderamente importante no es lo que el médico hace, sino lo que no hace.

La crisis curativa sobreviene a quienes proceden con forme a las reglas. Cuando se empieza haciendo lo correcto nosotros no podemos enfermarnos. Desafortunadamente hay quienes ya no pueden volver sobre sus pasos en el proceso de regresión porque su forma de vivir mal los ha llevado al punto en que la curación es imposible.

La enfermedad es en realidad la falta de salud. Toda persona enferma tiene todavía algo de salud. Hay que partir de la que aún se disponga y sobre eso ir vigorizándose hasta llegar a la salud completa. Cuando vemos a una persona verdaderamente saludable deseamos ser como ella, pero eso le tomó su tiempo. La salud no se nos ofrece en una bandeja de plata, hay que ganarla con esfuerzo, hay que construirla o en su caso reconstruirla paso a paso, hay que comerla y beberla bocado a bocado, y hay también que irla edificando mentalmente, hay que "pensarla" día con día. Todo esto requiere de tiempo y esfuerzo constructivo. Si ustedes son constantes en este propósito atraerán todas las cosas buenas hacia sí mismos, incluyendo mejor respiración y eliminación del contenido intestinal.
 

La crisis curativa en la iridología

Una vez expuesto lo que es una crisis curativa y como se llega a ella, la meta del iridólogo es visualizar los cambios que indican en el iris un mejoramiento en la integridad de los tejidos y, por lo tanto, el restablecimiento de la salud. Además de un aclaramiento del color del iris; del estado de fiebre interna, que también suele aparecer en los estados crónicos y destructivos, alrededor de la pupila, tenemos que percibir los signos de curación en el iris. Cuando estos aparecen no solo mejora la circulación del órgano en cuestión sino que ésta es de sangre pura, saludable y superabundante. Es este superávit sanguíneo en la zona afectada lo que creará mejores tejidos.

Si se usa una lupa potente podrá verse cómo van apareciendo las pequeñas líneas blancas (líneas de curación) en los hoyos profundos y a medida que progresa el proceso reconstructivo éstos se van rellenando hasta salir a la superficie. Cuando estas líneas blancas llegan a la superficie y se vuelven muy blancas, el grado máximo de la crisis se ha logrado. Un agujero en el iris, señal de una debilidad hereditaria, puede compararse con un agujero en un calcetín. Al zurcirlo se comienza haciendo un tejido burdo, más o menos abierto, de hilos entrecruzados, y por último se rellenan con un tejido más fino y tupido. Los signos de curación no siguen necesariamente las fibras del ojo; pueden ir en forma de cruz, por los lados o en cualquier dirección. No lo olvide, el encontrar estas líneas de curación es la gran meta de todo buen iridólogo que se precie.

Temas relacionados:
Curso de iridología digital en DVD y on-line

Las crisis curativas en la Medicina natural
Dieta para la Salud
La combinación de los alimentos

Comentarios

Si una persona tiene candidiasis puede usar levadura natural muchas personas me dicen que si pero tengo duda porque esta condicion se alimenta de levadura que de cierto hay. por favor le agradecere me puedan ayudar.

a mi esposo le ha salido una mancha roja en la pierna a la altura del muslo le duele muchisimo esa zona y le arde le dijo una doct que es herpes y que en dias se cura sera cierto o busco otro profecional???

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.