Los aminoácidos esenciales

Los aminoácidos según Rose, pueden clasificarse en tres grupos:

1) Esenciales
2) Aceleradores del crecimiento
3) No esenciales o prescindibles

Al primero grupo pertenecen: fenilalanina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, treonina, triptófano y valina.

 Al segundo grupo: el ácido glutámico, la arginina, la cistina, la histidina, la prolina, la serina y la tirosina. Al tercer grupo: el ácido espártico, la alanina, la citrulina, la glicosola, la oxiprolina y otros. Cada aminoácido tiene una función específica e indispensable para el organismo. Así, el ácido glutámico tiene una poderosa acción sobre las células nerviosas, especialmente las cerebrales; la cistina entra en la producción del glutatión, indispensable para el correcto funcionamiento de los músculos, etc. 

Funciones específica de los aminoácidos esenciales 

La lisina: la necesidad de este aminoácido es mayor en los períodos de crecimiento y su falta produce trastornos en la menstruación y alteraciones en la reproducción. Sus necesidades diarias para la persona adulta oscilan entre 0,8 gramos de mínimo y 1,6 de óptimo. 

La metionina: Es una combinación de azufre que permite la formación de la colina, sustancia indispensable para el buen funcionamiento del hígado y los riñones. En algunos trastornos, como la insuficiencia hepática, la ictericia y la nefritis crónicas, suelen producirse déficits de metionina y colina, los cuales hay que compensar con los alimentos que la contengan en gran medida. Las necesidades diarias de metionina oscilan entre un mínimo de 1,1 gramos y un óptimo de 2,2 gramos. 

La treonina: Este aminoácido ayuda en la desintoxicación del hígado. Sus necesidades diarias oscilan entre 0,5 gramos de mínimo y un gramo de óptimo. 

El triptófano: Este aminoácido es imprescindible para la reproducción, pues si falta existe el peligro de la esterilidad. Además las dietas escasas en triptófano producen anemias. Una parte del triptófano que ingerimos a través de los alimentos se transforma en ácidos nicotínico, lo que explica la actividad antipelagrosa de las proteínas que lo contienen. Las necesidades diarias oscilan entre los 0,5 gramos de mínimo y un gramo de óptimo. 

La valina: La carencia de valina hace que se presenten alteraciones de la coordinación muscular, así como hipersensibiliad táctil. Sus necesidades diarias oscilas entre los 0,8 gramos y 1, 6 gramos. 

La leucina: interviene en la reparación y formación del tejido muscular. Las necesidades diarias de este aminoácido oscilan entre 1,1 gramos de mínimo y 2,2 de óptimo. 

La isoleucina: Junto con la leucina participan en la reparación y formación del tejido muscular. Las necesidades diarias oscilan entre los 0,7 gramos de mínimo y 1,4 de óptimo. 

La fenilalanina: Este aminoácido se transforma en tirosina, hormona indispensable para el crecimiento. Así pues, su falta origina en edades tempranas una detención de esta importantísima función. Las necesidades diarias del mismo oscilan entre 1,1 gramos de mínimo y 2,2 gramos de óptimo.

Temas relacionados:

Proteínas. Los aminoácidos
Proteínas. Necesidades diarias
Proteínas. Su digestión. ¿Proteína animal o vegetal?
Proteínas. Su origen y composición
Proteínas. Sus funciones para la salud

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.