Los bebés y el reflujo ácido

El reflujo ácido infantil es muy común. La gente de todas las edades y, especialmente los bebés debido a que consumen sólo líquidos o alimentos blandos, sufren de acidez o regurgitación ácida suave de vez en cuando.

Al igual que en los casos de adultos, los bebés experimentan reflujo ácido cuando el esfínter esofágico inferior (EEI) está relajado. El EEI actúa como una válvula entre el esófago y el estómago. Se abre para permitir que el alimento pase al estómago y luego se cierra para proteger el esófago y otros órganos del reflujo ácido.

Desafortunadamente, es difícil determinar si un niño ha desarrollado una forma crónica de acidez llamada enfermedad por reflujo gastroesofágico o ERGE.

Síntomas de reflujo ácido en bebés

Con el fin de determinar si un bebé tiene una forma crónica de acidez (reflujo gastroesofágico), debe consultar a su pediatra. Entre los síntomas que se pueden buscar tenemos:

  • Problemas para dormir
  • Tos
  • Pérdida de peso
  • Falta de apetito
  • Regurgitaciones frecuentes
  • Apnea.
  • Los síntomas del reflujo ácido infantil por lo general son:
  • Tos recurrente
  • Mal aliento
  • Escupir con frecuencia
  • Irritabilidad
  • Llanto inusual
  • Dolor en el pecho
  • Dolor de garganta

La enfermedad de reflujo ácido puede causar problemas respiratorios como neumonía, estenosis y ulceraciones en la pared del esófago, y desnutrición.

Causas del reflujo ácido en los bebés

Existen varias causas del reflujo ácido en los bebés. Muchas de las causas se ven agravadas por el hecho de que los niños, mucho más que los adultos, consumen principalmente líquidos y pasan una gran cantidad de tiempo de espaldas o en posición supina.

Hay que tener en cuenta que al estar acostado se ejerce presión sobre el esfínter (válvula del esófago) y aumenta las posibilidades de reflujo. Otras causas pueden atribuirse a la anatomía de los niños, posición boca abajo, malos hábitos alimenticios, el tabaquismo (de los padres), el sobrepeso y alergias a ciertos alimentos.

Además de la ERGE, los niños pueden ser diagnosticados con una versión funcional del reflujo ácido. Esta condición se puede mejorar con modificaciones simples, como cambiar los hábitos alimenticios, mantener al niño en posición vertical después de comer.

Tengamos en cuenta que la enfermedad de reflujo gastroesofágico (GERD) crónica, requiere de tratamiento médico por un especialista, así como cambios en el estilo de vida.

Tema relacionado:
Salud infantil - Guía práctica

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.