Tratamientos naturales para los abscesos con arcilla

Se define un absceso como una acumulación localizada de pus en una cavidad orgánica noviformada.

Además de pensar en el drenaje del hígado con las plantas apropiadas, la arcilla es de mucha utilidad en el caso de los abscesos.

Se puede tomar arcilla de uso interno liquida todas las mañanas con el estómago vacío.

En la zona afectada por el absceso se aplicarán emplastos de arcilla renovándolos cada hora más o menos, según se vaya secando. La arcilla contribuye a evitar el pus a través de la vía de infección.

Se puede aplicar las cataplasmas de arcilla hasta que se sientan punzadas de dolor. Entonces se interrumpe y se sustituye por un emplasto de cebolla cocida.

También se puede alternar hojas de col con los emplastos de arcilla. Se cuece las hojas enteras de col en una mezcla a partes iguales de jugo de limón y agua durante varias horas, y se aplica.

Cuando el absceso está maduro, es decir, el pus está recogido bajo la piel, las aplicaciones de arcilla se van reduciendo durante el día. Por la noche, se utilizan compresas húmedas (estopa empapada en agua arcillosa). Hay que mantener la zona húmeda para que la cavidad no se cierre.

Cuando el divieso o absceso está vacío, se puede seguir aplicando arcilla para que se cicatrice la piel de forma natural.

Entre emplasto y emplasto, lavar la zona afectada con agua salada (un puñado de sal por litro de agua).

Temas relacionados
Abscesos: Síntomas. Tratamientos y Remedios de Medicina Natural (7 comentarios)
Arcilla o Barro. Propiedades. Tratamiento (50 comentarios)
Arcilla o Barro. Diversas cataplasmas (6 comentarios)
Cataplasmas de arcilla o barro con otros nutrientes (2 comentarios)

Comentarios

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.