El riesgo del consumo de azúcar y las enfermedades coronarias

Conocemos los riesgos del colesterol y de las grasas saturadas en lo relacionado con las enfermedades coronarias. Sin embargo, se sospecha que el azúcar refinado es otro factor de riesgo.

Muchas personas que consumen grandes cantidades de azúcar tienen un alto nivel de triglicéridos, otra grasa relacionada con las placas en la sangre.

En un estudio realizado por John Yudkin, bioquímico británico, se descubrió que las personas que tomaban 120 g de azúcar refinado al día sufrían ataques al corazón en una proporción cinco veces más alta que los que solo tomaban 70 g.

El azúcar causa graves daños cardiovasculares en al menos un grupo de personas: los diabéticos. La insulina es la hormona que quema el azúcar. En un diabético, el azúcar restante que no ha sido quemado crea un exceso de triglicéridos que a su vez forman placas. Se sabe que la tasa de ataques al corazón entre los diabéticos es al menos tres veces más alta que entre los no diabéticos.

En el pasado a un diabético, los médicos recomendaban una dieta baja en hidratos de carbono. Sin embargo, recientemente los científicos han descubierto que una dieta alta en hidratos de carbono puede ayudar a controlar la enfermedad y puede reducir el riesgo de padecer arteriosclerosis. Hoy a muchos diabéticos se les permite consumir hasta un 60% de sus calorías en hidratos de carbono, siempre que la ingestión de azúcares refinados sea baja así como las calorías diarias totales.

Las recomendaciones y objetivos tanto de las asociaciones relacionadas con la diabetes, así como las de enfermedades coronarias son similares: limitar el consumo de azúcar, de colesterol y de grasas saturadas.

Hoy muchas personas consumen de 400 a 800 mg de colesterol al día. Esta cantidad se puede reducir a menos de 300 mg (límite razonable) reduciendo el consumo de carnes grasas, productos lácteos enteros, aceites para cocinar procedentes de grasas saturadas y yemas de huevo, ricas en colesterol.

Reducir el colesterol

Se puede reducir el colesterol a un nivel saludable limitando el consumo de azúcares simples que se encuentran en dulces y aperitivos.

Una persona que tenga el riesgo de padecer una enfermedad coronaria debería limitar las grasas animales, los productos lácteos y dulces. Por el contrario, lo más saludable sería consumir más aves de corral, vegetales, frutas y fibra.

Se calcula que en una dieta sana, aproximadamente el 15% de las calorías deberían ser proteínas, el 50 % hidratos de carbono y el 35 % restante grasas. En el caso de estas últimas lo saludable es consumir aproximadamente el doble de grasas poliinsaturadas que de grasas saturadas.
 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.