eBook SaludBioeBooks varios SaludBio

Enfermedades del corazón

Como todos sabemos el corazón es una bomba fiel que suministra el fluido vital, la sangre, a todas las células de nuestro organismo. Pero si el corazón se enferma, todo el sistema se perjudica. Los pulmones se inundan, los riñones disminuyen en su actividad, el hígado empieza a fallar.

Analicemos algunas de las principales enfermedades del corazón y lo que implica para el organismo.

Las enfermedades del corazón pueden ser de naturaleza valvular, eléctrica o vascular. Además, otra causa puede ser una infección o factores hereditarios. Hay bebés que nacen con el corazón malformado. Pero la principal fuente de las enfermedades del corazón es aquella que ataca al propio músculo del corazón, el ataque al corazón.

Ataque al corazón o Infarto de miocardio

Con este término los médicos se refieren a la muerte de una porción del músculo cardíaco. Alrededor del 80% de los ataques al corazón tienen como causa una enfermedad cardiovascular, sobre todo de las arterias coronarias. Es interesante saber que mientras que la mayoría de los órganos solo utilizan para funcionar una cuarta parte de la sangre que el corazón les suministra, el corazón para funcionar correctamente utiliza el 80 por ciento. ¿Qué quiere decir esto? Pues que los órganos de nuestro cuerpo pueden sobrevivir durante horas sin una dosis reciente de oxígeno, pero el corazón se muere si durante una media hora se le priva del oxígeno debido a una obstrucción coronaria.

Aunque los ataques al corazón suelen ser repentinos, no siempre estos ataques llegan sin avisar. La angina de pecho es un dolor relacionada con la acumulación de depósitos de grasa en las arterias coronarias. Los síntomas de una angina de pecho son: dolor como una puñalada o una punzada muy fuerte. Puede llegar a producir una sensación de opresión en el pecho. Aunque la angina de pecho no es un ataque al corazón, sin embargo, indica que hay una disminución del flujo sanguíneo hacia el corazón. Esta situación puede provocar el bloqueo de alguna de las dos arterias coronarias más importantes que suministran sangre y oxígeno al corazón, y en especial, el ventrículo izquierdo, la parte más trabajadora del corazón. Por lo tanto, el corazón terminaría por no poder suministrar sangre al resto del organismo con las consecuencias según la gravedad del bloqueo, o llegar a un infarto fatal para el propio corazón.

Cardiomiopatía

El término cardiomiopatía es un nombre genérico para referirse a la enfermedad del músculo coronario. La cardiomiopatía primaria es aquella que altera directamente la estructura o función del músculo cardiaco. Puede tener dos formas principales: hipertrófica o congestiva.

En la cardiomiopatía hipertrófica, las fibras musculares que forman el grueso de la pared coronaria empiezan a hacerse más gruesas. Los síntomas de la cardiomiopatía hipertrófica incluyen: falta de aliento, mareos y un murmullo en el corazón. También se puede producir arritmia cardiaca y fallo del sistema eléctrico del corazón.

En la cardiomiopatía congestiva la cavidad del corazón aumenta. En este caso, el miocardio tiende a degenerarse y es sustituido por tejido fibroso. Debido a esto, el flujo sanguíneo disminuye a través del corazón, que ha aumentado su tamaño, y esto conlleva la producción de más coágulos de sangre. Estos coágulos pueden desprenderse y dirigirse a la circulación pulmonar o general.

Endocarditis

La endocarditis es producida por una infección bacteriana que inflama la pared interna del corazón. Debido a esta infección bacteriana se forman unas protuberancias en forma de verruga que se suelen agrupar en las válvulas del corazón. Si se desprenden pueden obstruir las arterias periféricas. Además esta infección se puede trasladar al resto del organismo por medio de la sangre. En casos graves las válvulas del corazón se puede dañar.

Pericarditis

La pericarditis es la inflamación del pericardio, membrana que envuelve el corazón. Esta enfermedad es producida por una infección y es más frecuente en jóvenes; sus síntomas incluyen: dolor en el pecho o en el hombro izquierdo y suele ser benigna. La pericarditis suele estar acompañada de la miocarditis, la inflamación del músculo cardiaco.

Debido a que el corazón necesita unos 450 litros de sangre al día para su correcto funcionamiento, es propenso a todo este tipo de infecciones. Sin embargo, el corazón tiene sus propios recursos para defenderse de este tipo de agresiones externas. El sistema linfático y los vasos sanguíneos pueden drenar los fluidos infectados. También se puede aislar en una pequeña zona del corazón al agente infeccioso y así evitar síntomas. Sin embargo, si la infección abarca a una gran parte del músculo cardiaco, la enfermedad puede causar problemas serios. Una miocarditis puede producir fatiga y derivar en arritmia. En algunos casos extremos la enfermedad puede causar fallos en los ventrículos.

Fiebre reumática y corazón

Un dolor de garganta o una infección de oídos pueden causar un problema cardiaco. Como todos sabemos, el sistema inmunológico fabrica anticuerpos, sin embargo, en algunos casos estos mismos anticuerpos pueden atacar a ciertos tejidos del corazón. En el caso de la fiebre reumática puede atacar a las válvulas del corazón. Inflama las cúspides produciendo lesiones que llegan a fusionar y estrechar las aberturas de las válvulas cardiacas. Al no funcionar con normalidad, las válvulas no cierran de la manera correcta las cámaras del corazón. En cada latido, algo de sangre se vierte hacia atrás. Una primera dolencia de esta afección es la estenosis; la segunda, la regurgitación.

Estenosis valvular

La estenosis suele afectar a las válvulas del lado izquierdo del corazón. La principal válvula dañada por al estenosis es la válvula mitral, que une la aurícula izquierda con el ventrículo izquierdo. La segunda válvula más dañada es la válvula aórtica, que une el ventrículo izquierdo con la aorta.

Cuando hay una estenosis aórtica, el ventrículo izquierdo dejar de vaciar completamente la sangre que contiene. Esto provoca que la presión interna en el ventrículo aumente hasta los 350 mm3 de mercurio, es decir, el triple de lo normal. La sangre que precipita a alta presión sobre la abertura estrechada provoca que se produzcan fuertes vibraciones sobre la aorta. Un médico, con su estetoscopio, puede detectar por el sonido si existe una regurgitación mitral y estenosis aórtica que se puede escuchar durante la sístole; o una regurgitación aórtica y estenosis mitral, que se escuchan durante la diástole.

Si el ventrículo izquierdo no puede vaciarse totalmente durante la sístole, en la diástole, parte de la sangre regresa de la aorta al ventrículo izquierdo cuando debería estar viajando en dirección opuesta. Si la sangre bombeada por el ventrículo izquierdo disminuye, el corazón hará todo lo posible para compensar esta falta de sangre en la corriente sanguínea y como consecuencia de oxígeno en los tejidos. En este caso el ventrículo izquierdo bombea con más fuerza. Esto puede ocasionar que el corazón aumente de tamaño hasta cinco veces su tamaño normal.

Dependiendo de la gravedad de la estenosis valvular así pueden ser los síntomas del enfermo. Hay personas que pueden vivir durante mucho tiempo sin tener ningún síntoma, ni sospecha de padecer una enfermedad del corazón. Otros con el tiempo sienten un ligero malestar. Sin embargo,  con el tiempo la enfermedad valvular tiende a agravarse y a incapacitar al enfermo que la padece.

Si la estenosis valvular es grave, el ventrículo izquierdo no puede bombear toda la sangre que debiera. Esto provoca que se tenga que ayudar de la aurícula izquierda para acomodar la sangre no expulsada. De modo que la aurícula izquierda puede recoger y conservar la sangre que debería haber salido por la aorta. ¿Qué ocurre en estos casos? Por una parte se reduce el flujo sanguíneo de la sangre a través de las arterias coronarias y a otros órganos. Pero además, los pulmones se ven afectados debido a que la sangre se acumula en las venas pulmonares. Para solventar esta situación los pulmones y el sistema linfático tienen que expandirse para drenar hasta diez veces más fluido de lo que harían en un estado de normalidad. Si la situación no mejora, el fluido se acumula alrededor de los alveolos pulmonares y se presenta el edema pulmonar, acumulación de líquido en los pulmones. Si la situación es muy grave, el edema puede producir la muerte del enfermo.

Temas relacionados
Ataque al corazón: Síntomas
Homeopatía para el Corazón
Relación entre hipertensión y un ataque al corazón
Plantas para el corazón

Libro SaludBio

Comentarios

buen dia, mi pregunta es la siguiente... ¿para que enfermedad son los siguientes medicamentos? aur met, apocyn, laurocer y digital, los cuatro frascos de dichos medicamentos dicen SET PRIONICO, mi pregunta reside en que mi señora madre de nombre olga velasco esta enferma, padece la enfermedad de la diabetes, sin embargo en los ultimos estudios de sangre los resultados de la glucosa son normales y al parecer ahora lo que le esta causando problemas es el corazon, sin embargo el Dr Homeopata con el que acudimos desde hace mas de 8 años no nos da una idea clara sobre su salud, solo le receta medicamento (el cual se toma siempre, tal cual lo indica dicho Dr), ciertamente a la larga apreciamos avances importantes en su salud, sin embargo, ultimamente se ha deteriorado mucho, y se fatiga en trayectos muy cortos, se le dificulta respirar, padece inflamacion de sus extremidades inferiores, etc.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.