Aceites biológicos de prensado en frío

Analizaremos:
La alimentación humana con grasas y aceites no biológicos
Manipulación de los aceites comestibles
Aceites de prensado en frío biológicos. Nutrientes

La alimentación humana con grasas y aceites no biológicos
La alimentación moderna está conduciendo cada vez más a la introducción en la alimentación humana de grasas animales y de los aceites hidrogenados (endurecidos) químicamente, motivado todo ello por razones de economía y de comodidad. Esto ha traído como consecuencia un abandono más o menos total de los aceites vegetales, lo que ha supuesto la aparición de graves dolencias en la humanidad, muchas veces sin ser consideradas como directamente relacionas con dicha sustitución. Esto ha hecho que cada vez sea más necesario prestar atención a la forma de proceder a aplicar una más sana alimentación en materia de sustancias grasas.

Se ha podido comprobar que las necesidades de materias grasas de una persona adulta son aproximadamente de 50 a 80 g. diarios. Estas necesidades se suelen cubrir generalmente hoy en día mediante el consumo, dentro de la dieta, de mantequilla, grasa de la carne, grasa vegetal consistente (aceite de oliva hidrogenados, aceite de coco, aceite de palma) y margarinas, todas las cuales son desde el punto de vista químico muy saturados y por lo tanto muy difíciles de trasformar en los procesos metabólicos, y por lo tanto, de asimilar. La ingestión de tales productos entraña el peligro de irse depositando en las capas inferiores de la piel en forma de una reserva grasa del organismo, lo cual supone un aumento del grosor de la misma y como consecuencia de ello se origina la obesidad.

En cambio todos los aceites fluidos, considerados desde el punto de vista de la fórmula química de los ácidos grasos que los componen, son más o menos insaturados, es decir que resultan más fáciles de atacar y trasformar por los jugos digestivos que las grasas antes mencionadas, que son prácticamente saturadas, siempre que su manipulación y purificación no hayan sido sometidas a actividades químicas importantes.

Manipulación de los aceites comestibles
Por dicha razón, los aceites comestibles corrientes que existen en el mercado no pueden ser considerados ya como productos naturales, con todo su valor dietético. Pues si bien es verdad que resultan inodoros e insípidos y de atractivo aspecto desde el punto de vista comercial, ello se logra a base de “refinarlos”, es decir desaromatizándolos con vapor de agua, blanqueándolos de colorantes químicos, desacidulándolos con lejía y espesándolos con oxígeno. Pero todo ello no tiene lugar sin destrucción evidente de sus principios activos. Hoy en día es bien sabido que tanto las sustancias vegetales aromáticas como los pigmentos vegetales y en especial los ácidos grasos insaturados están destinados a cumplir importantes e insustituibles funciones metabólicas, hasta el punto de que a su conjunto se ha dado en llamarle VITAMINA F.

Aceites de prensado en frío biológicos. Nutrientes
En efecto, los aceites y grasas naturales, obtenidas por prensado en frío, sin empleo de calor ni de materias extractivas, no sólo retienen el calor calórico del producto, sino que a la vez son portadores de numerosas sustancias activas, solubles den las grasas como son:
- la provitamina A (betacaroteno)
- la provitamina D (ergosterina)
- la vitamina E (alfa y beta-tocoferol)
- la vitamina F (combinación de ácidos grasos insaturados con glicerina)
- los fosfátidos (lecitinas).

La mayoría de todas estas sustancias son necesarias para la digestión de las grasas y para evitar el depósito de las mismas bajo los tejidos (obesidad).

Entre los ácidos grasos esencialmente más importantes desde el unto de vista dietético destacan el ácido linoleico, el ácido linolénico y el ácido araquidónico, los cuales no solo facilitan los procesos de asimilación de otros alimentos, sino que permiten la reabsorción del colesterol, evitando al mismo tiempo la arteriosclerosis y la producción de cálculos biliares.

Principales aceites biológicos de prensión en frió. Propiedades

Aceite de Cártamo
El más indicado para evitar y remitir el exceso de colesterol desviado. Antirreumático. Laxante. Prevención de alteraciones cardiovasculares.

Aceite de Borraja
Alto contenido en ácido gamma-linolénico entre el 16% al 24%. Excelente regulador del sistema endocrino y hormonal. Regula los trastornos de la menstruación, premenopausia, menopausia, embarazo, etc. Regenera los fosfolípidos membranosos de las células nerviosas. Regenerador del metabolismo en general.

Aceite Bio-Borrasol
Fortalece el sistema inmunológico. Utilizado en la prevención y la terapia contra las enfermedades inflamatorias o degenerativas.

Aceite de Germen de Trigo
Su importantísimo aporte en vitamina E (400 mg X 100) lo convierte en uos de los antioxidantes naturales más potentes y eficaces.

Aceite de Girasol
Potencia las defensas, interviene en la limpieza del sistema linfático. Contra la calcificación de las arterias. Regula las funciones de los tejidos de las mucosas.

Aceite Biolinosol
El más asimilable de los aceite. Ideal para personas con carencias vitamínicas. Fortalece el sistema inmunológico y el metabolismo de las prostaglandinas PGE1  PGE3. Regula la pereza intestinal.

Aceite de Onagra
Equilibrado contenido en ácido gamma-linolénico y linoleico. Usado en la prevención de la esclerosis múltiple. Equilibrio endocrino. Interviene contra la senilidad.

Aceite de Sésamo
Excelente estabilizador nervioso. Protector del sistema cerebro espinal: antidepresivo. Nutriente excepcional de la piel. Cosmético natural, masajes, antiestrías.

Aceite de Oliva
Regulador de las funciones del sistema digestivo y en especial de la vesícula y páncreas. Está aconsejado para diabéticos y contra el colesterol.

Aceite de Soja
Muy asimilable. Por su importante aporte de lecitina viva, es un poderoso reconstituyente de las células nerviosas y cerebrales, especial para diabéticos.

Bibliografía
Dep. de Agricultura de los EEUU.- “Alimentos” C.E.C.S.A.- 1961
WEIS.- “Food Oils and their Uses” Avi Publishing Co. 1970
V.C. MEHLENBACHER.- Análisis de grasas y aceites “ Eds. Urmo. 1970
A.E. BENDER.- “Dietetic Foods” Leonard Hill Books. London, 1967
E. SCHNEIDER.- “La alimentación y la salud” Ed. Safeliz, 1961
J.B.S. BRAVERMAN.- Introduction to Biochemistry of Foods” ELSEVIER, 1963
 

Comentarios

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.