Estrabismo: Causas, síntomas y tratamiento

Definición de estrabismo

Se define estrabismo como una anomalía de la visión binocular consistente en la pérdida del paralelismo de ambos ojos, que no miran al mismo punto. Es decir, uno de los ojos, el llamado dominante, dirige la mirada al objeto que fija, mientras que el otro ojo se desvía en otra dirección.

El estrabismo es el defecto ocular más frecuente en la infancia, después de la miopía, pero si se trata a tiempo tiene solución. De hecho, alrededor del 5% de los niños padece estrabismo, en mayor o menor grado.

Causas del estrabismo

En la mayoría de los casos de estrabismo en los niños tiene una causa desconocida y más de la mitad se presenta al nacimiento o poco después de éste (estrabismo congénito).

El desequilibrio de los músculos que dirigen los movimientos oculares y las alteraciones ópticas, como la alta hipermetropía, son sus principales desencadenantes. Se ha comprobado que tienen mayor probabilidad de desarrollar estrabismo los hermanos o hijos de una persona con estrabismo.

Pero además de todo esto, el estrabismo también puede estar causado por:

Deficiencia en los músculos extraoculares (estrabismo paralítico)

Mal funcionamiento de uno de los dos ojos.

Si el niño es hipermétrope, el esfuerzo para enfocar un objeto puede ocasionar estrabismo (estrabismo acomodativo).

La contracción o acortamiento excesivo de los músculos oculares como consecuencia de un período de tensión nerviosa, sobre todo en periodos de crecimiento (estrabismo ocasional).

¿Cómo se manifiesta el estrabismo?

Se manifiesta por la desviación de uno de los ojos o de ambos. Esta desviación puede ser muy llamativa, pero también existen casos en los que la desviación es muy pequeña y no se puede apreciar. Este tipo de estrabismo compensado, o “foria”, para en ocasiones desapercibido, pero puede originar los mismos problemas de visión que el estrabismo más llamativo.

¿Cómo se produce el estrabismo?

El estrabismo se produce cuando los músculos encargados del movimiento de cada uno de los ojos, al recibir órdenes de movimiento de nuestro cerebro de forma directa no se dirigen de una forma coordinada a un mismo objeto que se desea mirar. Por lo tanto, los ojos no trabajan de forma armónica y simultánea, desviándose hacia dentro (esotropia), hacia arriba (hipertrofia), hacia fuera (exotropia), hacia abajo (hipotrofia) o con formas combinadas.

¿Cuándo comienza el estrabismo?

Por lo general, en los primero años de vida del niño. Al principio, los bebés no poseen una visión nítida ni binocular, capacidades que se van adquiriendo a lo largo de su desarrollo físico. De modo que hasta que no pasan los primeros seis o siete meses de vida no se puede asegurar que un bebé tenga estrabismo. Si pasado ese tiempo los síntomas persisten, es el momento de acudir al especialista de la visión para que haga el chequeo correspondiente.

Tipos de estrabismo

Estrabismo vertical: el ojo se desvía hacia arriba o hacia abajo.

Estrabismo divergente: el ojo dominante se desvía hacia fuera.

Estrabismo convergente: el ojo no dominante se desvía hacia dentro.

Estrabismo intermitente: no está presente todo el tiempo, sino que aparece en algunas ocasiones.

Consecuencias del estrabismo

Cuando el estrabismo no es tratado antes de los siete u ocho años de edad, el ojo que permanece desviado no podrá recibir la imagen correcta en el lugar apropiado de su retina. Esta anormalidad ocasionará una disminución visual irreversible llamada ambilopía estrábica (u ojo vago) y una deficiencia en la visión bionocular.

¿Se puede prevenir el estrabismo?

Esta enfermedad como tal no se puede prever, aunque puede esperarse su aparición basándose en la herencia genética. De modo que esto hace que las revisiones oculares en los primeros años de vida sean importantes si tenemos antecedentes genéticos. De esta forma, pueden aplicarse tratamientos que evitarán su progresión o complicaciones posteriores.

Tratamiento del estrabismo

El tratamiento dirigido por un especialista depende del tipo de estrabismo, aunque presenta los siguientes objetivos:

Evitar la ambilopía u ojo vago, para lo que se prescribiría una corrección óptica que compense el defecto refractivo, si lo presenta, además de otras medidas como parches oculares, filtros penalizadores o un programa de entrenamiento visual.

Alinear los ojos. Algunos estrabismos asociados a hipermetropías pueden corregirse parcial o totalmente con lentes, pero lo más frecuente es el tratamiento con cirugía.

Restaurar la visión binocular. Esto se logra con los tratamientos anteriores, de modo que al obtener el alineamiento y una visión similar de ambos ojos se puede alcanzar una visión binocular muy cercana a la normal.

 

Comentarios

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.