El cuidado del colon (intestino). Lavados intestinales

Analizaremos:

La importancia de una eliminación adecuada
Desequilibrios del intestino grueso
Cómo reconstruir la flora intestinal del colon
Enema o lavativa intestinal, colemas, hidroterapia del colon

La mala atención en el cuidado del colon es sin duda la principal fuente de intoxicación del organismo. Esta autointoxicación es la principal fuente de sufrimiento y de la decadencia de la sociedad. Tal es el caso, que la autointoxicación ha llegado a ser el amo del cuerpo y le roba al dueño de este, la claridad de pensamiento, discernimiento, buen juicio, vitalidad, salud, felicidad y seres queridos.

Para contrarrestar este estado, toda persona necesita enseñanza y conocimiento. Todo médico debería usar parte del tiempo de su consulta en enseñar a sus pacientes cómo actuar para combatir autointoxicación del colon y cómo vivir para no enfermar nuevamente. Esta instrucción debe incluir cómo preparar los alimentos y qué alimentos comer, cómo combinarlos y cómo evitar la reincidencia de los problemas que lo llevaron al consultorio.

La importancia de una eliminación adecuada de los desechos del colon

De todos los procesos esenciales para la salud, una eliminación adecuada de los desechos a través del intestino es fundamental. La iridología corrobora que, en la gran mayoría de los pacientes que acuden a una consulta naturista por problemas de salud, en los iris de estos pacientes el estado del intestino refleja un grave estado patológico, y que de ahí parte hacia todo el organismo las toxinas que invaden y debilitan a la persona. Podremos dejar cierto tipo de terapia a un lado, pero el cuidado del colon no solo no hay que dejarlo, sino que es lo primero que debemos atender.

Para una correcta absorción de los alimentos el intestino delgado posee en su pared interior millones de vellosidades intestinales que estando sucias o recubiertas por mucosidades, fermentaciones pútridas impregnadas en ellas, evitarán la buena asimilación. Esto hará que el organismo esté anémico y desvitalizado.

La actividad bacteriana del intestino grueso también es importantísima. Estas bacterias amistosas sintetizan nutrimentos valiosos.

Descuidar la necesidad de evacuar, o comer alimentos bajos en fibra conducirá al estreñimiento. De modo que las acumulaciones sobre la pared intestinal se convierte en un criadero de vida bacteriana nociva. Las bacterias comienzan a reproducirse en esta podredumbre empeorando aun más el material y con ello se da el paso para sufrir consecuencias más serias. La pesada capa de mucosidad que recubre el colon se engrosa y pasa a ser el anfitrión de la putrefacción. Los capilares que se conectan con el colon, en vez de nutrimentos, absorben toxinas, venenos y desechos nocivos que atraviesan la pared intestinal; poco después todos los tejidos y órganos del cuerpo comienzan a recibir esas sustancias tóxicas y es así como principia la verdadera autointoxicación a nivel fisiológico.

De aquí se desprende la necesidad de evacuar los desechos, no solo cada día, sino prácticamente después de cada comida que hacemos a lo largo del día; con excrementos bien formados, blandos y sin olores nauseabundos.

Desequilibrios del intestino grueso

Entre los principales desequilibrios encontramos:

  • Mal funcionamiento de la mucosa (encostramiento, descomposición, abscesos, ulceraciones, irritaciones, etc.).
  • Intestino espástico (debido a un esfuerzo continuado (estreñimiento y diarreas)).
  • Constricción del intestino (por enfermedad inflamatoria como colitis que daña el tejido).
  • Ulceración del intestino (debido a irritaciones, abrasiones, infecciones y concentraciones tóxicas).
  • Diverticulosis (inflamación de los divertículos por putrefacción acumulada en ellos).
  • Prolapso del colon transverso (caída del colon transverso con presión sobre otros órganos). Para conservar la posición correcta de nuestros órganos internos hay que evacuar de cuclillas.
     

Cómo reconstruir la flora intestinal

  • 1.- Eliminando la materia fecal acumulada en el intestino varias veces al día.
  • 2.- Cambiando la dieta para purificar el intestino.
  • 3.- Ayunando.
  • 4.- Limpiando el colon mediante enemas o irrigación con agua a presión.
  • 5.- Liberando la mente de los viejos y malos patrones de conducta.


También hay que tener en cuenta que de todas las bacterias que son beneficiosas para el intestino el Lactobaillus Acidophilus es la única capaz de desarrollarse en el intestino.

Enemas o lavativa intestinal, colemas, hidroterapia del colon

Los enemas o lavativas intestinales son fundamentales para restablecer la regularidad de los movimientos intestinales y para limpiar el colon. Deberían aplicarse cada día durante un año a todos aquellos que tengan problemas con un intestino hipoactivo, irregular o perezoso. A los dos litros de agua del enema se le puede echar otras sustancias medicinales. Las lavativas de café ayudan a desintoxicar el hígado. Los de té de semillas de lino alivian la inflamación del intestino. Los de arcilla ayuda a absorber y remover las toxinas que se encuentran en la pared intestinal.

Los colemas son enemas en los que se usa una cubo con capacidad de 15 a 20 litros de agua. De modo que el intestino se va llenando y a la vez va expulsando el agua sucia del lavado del colon. Hay que tener en cuenta la altura de la cubeta de modo que a más altura más presión del agua al entrar en el intestino.

Hidroterapia del colon

Para aquellas personas que les resulta difícil realizar este tipo de terapias en su propia casa o debido a la necesidad de una terapia más drástica recomendamos sesiones de hidroterapia del colon con aparato clínico. Este tipo de sesiones dura una hora, y durante este tiempo se introduce el agua (si es posible mejor de ósmosis) en diferentes ocasiones de modo que se hace una limpieza a fondo.

Con estos aparatos el agua se puede introducir a la presión más adecuada y a la temperatura que más beneficie al paciente. Por supuesto, se le puede añadir al agua cualquier tipo de producto o suplementos nutricionales que beneficien a la regeneración de la flora intestinal. Entre estos productos destacamos: Kanne Brottrunk, suplementos de
Acidophilus, Quinton Hipertónico, etc.

Homeopatía para el estreñimiento

Con necesidad constante de evacuar: Conium maculatum, Nux vómica. Plumbum metallicum, Pulsatilla, Silícea, Sulphur.
Sin deseos de evacuar: Bryonia alba, Graphites, Opium, Sepia officinalis.
Con sensación de que las heces regresan: Muríaticum acidum, Natrum muríaticum, Opium, Silícea, Thuja occidentalis.
Estreñimiento por abuso de medicamentos: Nux vómica.
Evacúa más fácil de pie: Alumina, Causticum.
Estreñimiento que se agrava en los viajes: Lycopodium clavatum, Platina.
Estreñimiento del lactante: Nux vómica, Opium, Sulphur, Zincum metallicum.

Suplmentos para el cuidado del colon
Una o dos cucharadas de aceite biolinosol en ayunas.
Use semillas de lino para evitar el estreñimiento.
La arcilla blanca de uso interno absorbe toxinas y se puede usar en los lavados intestinales.
Para más información animamos a los interesados a comprar los libros:
"La limpieza de los tejidos a través del intestino" y "Cuerpo radiante" ambos de Bernard Jensen.

Temas relacionados:
Cómo limpiar el colon y tener un intestino sano
Plantas para el estreñimiento
El estreñimiento. Causas, efectos y tratamientos y remedios con medicina natural
Probióticos: Lactobacillus acidophilus y Bifodobacterium bifidum
FOS y el bienestar intestinal
Colitis. Sintomas y clasificación
Enemas de café: Beneficios y cómo se realiza

Comentarios

Páginas

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.