FOS - Prebióticos - Propiedades e indicaciones

Los fructo-oligosacáridos (FOS) pertenecen a un grupo de compuestos que se conocen colectivamente como prebióticos. Los prebióticos no se digieren por el cuerpo humano, pero se considera que mejora la salud debido a que estimulan el crecimiento de las bacterias intestinales beneficiosas.

La dieta media aporta tan sólo de 2 a 3 gramos de FOS diarios mediante la ingesta de vegetales como las cebollas, sin embargo se estima que el consumo óptimo debería ser de 5 a 10 gramos. Las investigaciones han mostrado que el consumo de FOS durante tan sólo 2 semanas incrementa de forma significativa el número de bacterias beneficiosas en el intestino, aumentando su número en algunos casos hasta 10 veces.

Actualmente los profesionales utilizan principalmente los FOS como prebióticos o en casos de dificultades digestivas como el estreñimiento. Nuevas investigaciones recientes destacan otros aspectos que podrían tener aplicaciones interesantes.

Indicaciones de los FOS
Mejora del aparato digestivo
La suplementación con FOS ha demostrado modificar la función del intestino en personas sanas. Sin embargo, los principales beneficios se presentan en secciones de la población que pueden tener una ecología intestinal anormal como los bebés, las personas mayores, las personas con afecciones intestinales o las que hayan recibido una terapia con antibióticos. Se han encontrado niveles inferiores de bacterias beneficiosas en personas con Síndrome de Colon irritable (SCI) y con Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII).

Los estudios realizados en bebés, tanto prematuros como no, muestran que la inclusión de FOS en la fórmula de la leche provoca una disminución en el número de bacterias patogénicas presentes en las heces, tales como E.coli y clostridios. Un estudio adicional en niños de 7 a 19 meses mostró que los FOS aumentaron los niveles de bifidobacterias, disminuyendo los niveles de patógenos potenciales y redujeron síntomas de flatulencia, diarrea, vómitos y fiebre.

Debido a que los FOS son un tipo de fibra, se han utilizado ampliamente para mejorar el estreñimiento y el tiempo de tránsito intestinal. Las evidencias sugieren que una dosis de 10 a 20 g. diarios aumenta significativamente la frecuencia y la suavidad de las heces en los adultos.

La acción de los FOS en el estreñimiento se da por la suma de dos efectos: el efecto osmótico y el efecto prebiótico. Por un lado el efecto osmótico se debe a que captan líquido en el intestino, incrementando el tamaño de las heces y su hidratación, haciendo que se estimule la peristalsis intestinal y que las heces se excreten de forma más suave. Por otro lado, tenemos el efecto prebiótico en el que, gracias al incremento de las bacterias beneficiosas intestinales, se estimula la producción de ácidos grasos de cadena corta que disminuyen ligeramente el pH intestinal, estimulando con ello la peristalsis intestinal. Con todo ello, su acción laxante no es agresiva ni irritante, se pueden tomar sin límite de tiempo, no siendo adictivos y pudiéndose tomar tanto por niños como por mujeres embarazadas sin ningún tipo de problema.

Absorción de minerales: huesos 
Varios estudios han asociado la suplementación con FOS con un incremento de la mineralización de los huesos. Un estudio con humanos descubrió que tanto en personas con alta como baja absorción de calcio, la suplementación con FOS mejoró la absorción de calcio, el contenido mineral del hueso y su densidad. Se piensa que este efecto se produce por varios mecanismos diferentes: el aumento en la producción de ácidos grasos de cadena corta que provoca una mayor solubilidad de los minerales; la mejoría de la salud intestinal; el incremento de la superficie de absorción; el aumento de la expresión de proteínas de unión al calcio; la degradación del ácido fítico, entre otros factores.

Estos beneficios no se limitan sólo al calcio, ya que hay evidencias que sugieren que también podrían mejorar la absorción de magnesio, hierro, zinc y cobre.

Principales indicaciones de FOS

Osteoporosis, hinchazón abdominal, estreñimiento, diarrea, cáncer de colon, colon irritable, infecciones intestinales, eczema, acné, trastornos inmunitarios, triglicéridos elevados, colesterol alto, asma, bronquitis, sinusitis, etc.

Dosis y fuentes de FOS
Los estudios han mostrado efectos beneficiosos de los FOS a dosis bajas de 5 gramos al día en adultos (como prebiótico), y a dosis altas de 20 gramos diarios (para estreñimiento). Una dosis de hasta 20 gramos de FOS al día se considera segura y bien tolerada.

Recomendamos utilizar FOS extraídos de forma natural de la raíz de la achicoria, ya que es la única forma natural de FOS que ha demostrado científicamente ayudar a la salud del intestino. Las versiones obtenidas por procesos sintéticos, normalmente a partir de remolacha azucarera, no ofrecen los mismos beneficios para la salud.

Temas relacionados:
El estreñimiento. Causas y efectos
Estreñimiento. Constipación
El cuidado del colon (intestino). Su importancia para la salud
Probióticos: Lactobacillus acidophilus y Bifodobacterium bifidum

Comentarios

Buen articulo informativo, sin embargo, prefiero Fiber Nplus y Newghurt de Omnilife por los resultados,gracias

me encanto el tema pero me falta informacion donde se encuentran donde se consigue la achicoria o se cnsiguen en capsulas en tonico o en que y en donde

muy interesantes fue como que me hubieran abierto los ojos ya que llevo muchos años sufriendo de problemas severos del colon con dolor agudo y los medicos no ayudan esta informacion es muy valiosa para mi espero me ayuden cuanto puedo darlle a mi hija que tiene 16 gracias fue lo mejor de este dia toda esta informacion

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.