Aceite de germen de maíz. Propiedades

Analizaremos:
La arteriosclerosis y el colesterol.
Investigación del efecto del aceite de germen de maíz en el organismo.
Conclusiones y propiedades terapéuticas del aceite de germen de maíz.
Composición del aceite de germen de maíz.

La arteriosclerosis y el colesterol
La arteriosclerosis es una enfermedad que se caracteriza por el endurecimiento y pérdida de elasticidad de las arterias, debida a la acumulación de colesterol y de lípidos en las paredes internas de las mismas. No está debidamente establecida la relación existente entre el porcentaje de colesterol y de lipoproteínas en el suero sanguíneo y la arteriosclerosis, pero la mayoría de pacientes con enfermedades coronarias tienen tendencia a mantener valores más elevados que las personas sanas. A causa de la influencia que pueda tener el colesterol en el desarrollo de la arteriosclerosis se han propuesto diversas dietas pobres en colesterol.

Otro camino par controlar el valor del colesterol en sangre es el de encontrar sustancias capaces de disminuirlo.

Se ha comprobado que el tipo de grasa utilizado en la alimentación tiene mucha importancia y que los ácidos grasos no saturados favorecen la disminución del colesterol y de las lipoproteínas.


Investigación del efecto del aceite de germen de maíz en el organismo
Estudiando con aceites vegetales, ricos en ácidos grasos no saturados sen encontraron en el año 1956 las buenas cualidades del aceite de germen de maíz para disminuir el colesterol

Los primeros ensayos los realizaron los doctores Jones y Reiss de la Universidad de Chicago, en pollos a los que se provocaba una hipercolesterolemia mediante adición de colesterol a la dieta.

Comparando el efecto producido añadiendo a un lote de pollos aceite de germen de maíz y otro lote aceite de semilla de algodón, encontraron que el primero era activo y limitaba la hipercolesterolemia provocada y la arteriosclerosis subsiguiente.

De los ensayos en animales se pasó a estudiar el efecto en personas y así el Dr. Horlick de Canadá ensayó el aceite de germen de maíz en pacientes hipercolesterolemicos y enfermedades coronarias con unos resultados muy interesantes, llegando incluso a obtener una reducción del 24 % del colesterol en sangre. También pudo constatar que cocción no disminuye el poder hipoclesterolémico.

Estos primero ensayos se han visto confirmados en todo el mundo y existen trabajos de investigación publicados en numerosos países, todos los cuales coinciden en la propiedad del aceite de germen de maíz de disminuir el colesterol y las lipoproteínas, con lo que tenemos un producto natural que, sin ser un medicamento, puede prevenir la arteriosclerosis y sus temibles consecuencias.

En los experimentos se han administrado hasta cien gramos diarios de aceite de germen de maíz con una buena acción hipocolesterolémica y sin síntomas de intolerancia (T.I. Vol’fson).

La acción fue más marcada en paciente hiperlipémicos que en sujetos normales y la normalización del colesterol y de las lipoproteínas era menos frecuente en pacientes arterioscleróticos viejos que en sujetos jóvenes normales (Roselli y Sordi)

El Dr. Steiner añade colesterol a la dieta de unas personas y aquél aumenta en sangre, pero este aumento se limita o neutraliza sustituyendo el aceite de oliva por aceite de germen de maíz en la dieta.

El Dr. Wilcox ensaya el aceite en estudiantes y disminuye el colesterol en un 22%.


Conclusiones y propiedades terapéuticas del aceite de germen de maíz
Así pues, en todos los experimentos realizados, el aceite de germen de maíz, utilizado en la dieta en vez de otra grasa o aceite, tiende a disminuir el colesterol y las lipoproteínas de la sangre, con lo que disponemos de un producto natural dietético para luchar contra las posibles causas de las arteriosclerosis.

El aceite de germen de maíz es seleccionado, con muy baja acidez, de sabor agradable y con un aspecto físico y paladar muy parecido al aceite de oliva.

Por sus propiedades dietéticas es muy apropiado para personas con arteriosclerosis, edad avanzada, hipertensión, obesidad y trastornos arteriales.

Puede usarse en sustitución del aceite de oliva en todos los usos en que éste se utiliza, crudo, para freír, cocer, etc. Animamos a quienes lo necesiten a tomar una cucharada sopera cruda de primera prensión en frío durante la comida del mediodía además de la sustitución del aceite de oliva dicha anteriormente.

Composición del aceite de germen de maíz
Alrededor de un 60 % en ácidos poliinsaturados.

Más de un 20 % en ácidos monoinsaturados.

Alrededor de un 12% en ácidos saturados.

Tiene importantes cantidades de vitamina A, D y E

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.