Coma con moderación

Pasemos a explicar la 6ª ley de la curación por los alimentos de Bernard Jensen.
La sexta ley dice así:

6. Coma con moderación.
Razón: las personas que han llegado a edades como los 120 años pesaban lo mismo que cuando tenían veintitantos años.

Cuando examinamos más de cerca el enunciado de esta ley, parece más una ley de prevención de la enfermedad que una ley de curación. La razón que expone Bernard Jensen para seguirla es que el no comer con moderación supone un riesgo para la salud debido a que el exceso de peso producido por una sobrealimentación es el origen de diferentes enfermedades, en especial metabólicas. Debido a esto es difícil llegar a una edad avanzada, ya que como nos recuerda el doctor Jensen “mientras más grande sea la cintura, más corta es la vida”.

De modo que deje esa comida adicional en el plato. No termine de comer con esa sensación de plenitud que rápidamente le invita a dormir ya que su sangre tiene que hacer “horas extras” para acudir a su estómago a hacer la digestión, y no le queda energía para otras actividades.

Es mejor quedarse con una ligera sensación como de “hubiese seguido comiendo” a la de “por qué habré comido tanto”. En otras palabras: autodominio.

En nuestro artículo sobre la obesidad destacamos la veracidad de esta ley y los peligros que suponen para la salud un exceso de peso; sin embargo, demos un giro y analicemos la ley desde el punto de vista de la curación y no tanto desde la prevención.

Cuando una persona pasa por cualquier enfermedad, sea aguda o crónica, la moderación en la comida es imprescindible.

Comer con moderación ante una enfermedad aguda

Ante una enfermedad aguda:fiebre, gripe, inflamaciones, es decir “itis”, el organismo por lo general nos pide descansar en cuanto a la cantidad de alimentos que debemos ingerir. ¿Recuerdan haber escuchado: “no tengo ganas de comer, se me ha ido el apetito”? Sí, por lo general, el organismo necesita un descanso, o mejor dicho, recopilar toda la energía posible para centrarse en eliminar el problema que en ese momento acecha a nuestro cuerpo.

De modo que en estos casos es mejor dejarnos guiar por el instinto y dar a nuestro organismo un descanso. Lo prudente sería comer con moderación, es decir, a base de alimentos crudos y jugos de vegetales o frutas para que nuestro cuerpo haga el trabajo de limpieza y depuración que se requiere. No olviden que la naturaleza nos enseña lo que debemos hacer. Cualquier animal salvaje enfermo AYUNARA y se tomará hierbas purgantes para eliminar el problema de salud que le aqueja.

Comer con moderación ante una enfermedad crónica

Ante una enfermedad crónica comer con moderación no es una opción, es una obligación. Incluso si la base de nuestra alimentación es de cultivo biológico debemos ser moderados.

En nuestro articulo sobre la energía vital se recordaba que toda curación natural parte de la capacidad del ser humano de restablecer su propia energía vital, de modo que esta pueda hacer el trabajo de la curación. Recuerde, si usted se hace una herida es el organismo el que con su energía vital la curará y cicatrizará; si usted se rompe un hueso, el médico podrá ponerlo en su sitio, pero es la propia energía vital la que soldará dicha rotura. De modo que es su energía vital la que tiene que realizar el proceso de curación, nadie más. Usted simplemente colabore con la naturaleza.

En ese mismo artículo se nos enseña la forma de restablecer la energía vital: “La energía vital puede ser restablecida por medio de descongestionar el interior del vientre de la fiebre interna. Esto se logra dirigiendo el tratamiento de la siguiente manera: 1) eligiendo la aplicación hidroterápica más idónea que produzca fiebre curativa según el caso y 2) refrescando el aparato digestivo con dieta adecuada refrescante basada principalmente en frutas, ensaladas y hortalizas tiernas, siempre todo en crudo y bien compatibilizado.” Por lo tanto, ante una enfermedad crónica comer con moderación regularmente es otro eslabón de la cadena que nos puede llevar a la curación natural.

Comer con moderación y ayuno

Sí, la moderación es una gran ayuda. Sin embargo, en otras ocasiones la moderación puede llegar hasta el ayuno. El hacer un ayuno a base de jugos de frutas y verduras una vez a la semana, o estar las mañanas a base de jugos de frutas y verduras es ideal para devolver al organismo la capacidad de utilizar sus recursos. Veamos un ejemplo.

Teniendo en cuenta la estación del año en el que estemos podemos utilizar las frutas o verduras disponibles en esas fechas para que durante las mañanas, o dos o tres mañanas de la semana según la capacidad y el trabajo que efectúe cada persona, solo estemos tomando esa clase de alimentos. Si estamos en octubre, podemos convertir uno o dos kilos de uvas negras en un delicioso jugo que durante la mañana y hasta la comida del mediodía será la base de nuestra alimentación. En el verano lo podemos hacer con el melón o la sandía. En marzo con fresas, y así sucesivamente. Recordemos que siempre el beneficio será más profundo si son alimentos de cultivo biológico. De esta manera logramos dar un ligero descanso a nuestro aparato digestivo, pero nos nutrimos de alimentos ricos en vitaminas y minerales imprescindibles para el mantenimiento y restablecimiento de la salud.


Conclusión
Comer con moderación es imprescindible para prevenir y tratar enfermedades. Nunca olvide que mientras más grande sea la cintura, más corta es la vida.

Indice de esta serie: Las leyes de curación por medio de los alimentos

Temas relacionados:
Las bases de la alimentación natural
La combinación de los alimentos
Dieta para la Salud

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.