Otros remedios naturales para la artritis

DLPA y Artritis

Uno de los casos absolutamente positivos que se han publicado se refiere a una mujer cuya historia de Artritis Reumatoide se remontaba a 18 años atrás (39).

Se obtuvo con ella un alivio espectacular en la patente inflamación con hinchazón que presentaba, al cabo de sólo 7 días de tratamiento con este aminoácido. Al margen del alivio del dolor, hubo también una considerable mejoría en su flexibilidad articular. La dosificación empleada fue de 750 mg, 15-30 minutos antes de las comidas, 3 veces al día. Los efectos positivos pueden tardar hasta 21 días, pero se puede duplicar la dosis durante 3 semanas más, si la terapia de baja potencia es ineficaz.

La Histidina es otro aminoácido al que se atribuye un efecto de alivio para los pacientes con Artritis Reumatoide. Se empleó en una prueba muy limitada, con dosis de 4,5 g al día, apreciándose una mejor respuesta en los pacientes con síntomas más activos y prolongados de la enfermedad (40).

ÁCIDOS GRASOS OMEGA-6 (Aceite de Prímula) y Artritis

Este aceite parece ofrecer esperanzas en el tratamiento de los síntomas de la Artritis Reumatoide pero, hasta el momento, no hay pruebas que puedan sugerir que los pacientes de Osteoartritis resulten beneficiados con esta substancia.

Las investigaciones originales, con 1 gramo de aceite de Prímula, 4 veces al día durante 3 meses, indican que:

  • Es relativamente ineficaz en pacientes tratados con dosis superiores a las triviales de corticosteroides o medicamentos anti-inflamatorios no esteroides, aunque puede permitir una reducción de la dosificación al cabo de 1-3 meses.
  • Los efectos sólo son visibles al cabo de 4-12 semanas;
  • Algunos de los pacientes que acusan la mejor respuesta a largo plazo sufren recaídas transitorias durante las primeras 1-2 semanas; y
  • El desarrollo de la enfermedad puede detenerse, de hecho, en algunos de los pacientes (42).

Tres pruebas posteriores confirman los beneficios del aceite de prímula. En una población de 20 pacientes, cuando se administra combinado con los cofactores zinc, ácido ascórbico niacina y piridoxina, el aceite de prímula resultó ser tan efectivo como los analgésicos no esteroides (43).

La revista The Lancet publica otra prueba, en la cual 2,1 gramos diarios de aceite de prímula resultaron positivos al cabo de 3 meses de terapia (44). En la más reciente investigación, realizada con control doble ciego, este aceite por sí solo, o bien combinado con pequeñas cantidades de aceite de pescado, proporcionó alivio en aproximadamente un 92% de los casos tratados. Alrededor del 60% de ellos, el o los aceites pudieron detener los tratamientos con medicamentos anti-inflamatorios no esteroides, y en otro 25% se redujo la dosificación de tales medicamentos.

La suplementación con Aceite de Prímula y Aceite de pescado conjuntamente ofrece mejores resultados que el Aceite de Prímula solo. El aceite de borraja (otra fuente de ácido gamma linoleico) con una dosis de 1 gramo al día, resultó efectivo en una de las pruebas. 1\16 obstante, y sin con ello tratar de menospreciar el efecto de los ácidos grasos omega-6, hay que señalar que, en otra de las pruebas, el 45% de los pacientes participantes, que habían sido tratados con un placebo de parafina líquida más vitamina E, mejoraron y mantuvieron su mejoría durante todo un año. Por supuesto, es discutible que este placebo sea realmente un placebo, ya que la vitamina E por sí sola posee algunas propiedades anti-artríticas. 

ÁCIDOS GRASOS OMEGA-3 (Aceites de Pescado) y Artritis

Al igual que los del tipo omega-6, los ácidos grasos del tipo omega-3 han sido sometidos a prueba sólo en pacientes con Artritis Reumatoide, pero no en los casos de Osteoartritis. En una investigación controlada, 17 pacientes recibieron una dieta alta en ácidos grasos poliinsaturados (PUFA), mediante dieta de grasas de baja saturación, y suplementados con 1,8 g de EPAMHA al día, mientras que 20 pacientes de control recibían una dieta más corriente, de tipo occidental, más un placebo de cápsulas de aceite. Al cabo de 12 semanas, el grupo EPA mostraba una rigidez matinal significativamente más reducida que en los casos con placebo (en los pacientes con placebo, éste fue precisamente el síntoma que había empeorado). Las articulaciones presentaban, además, menos reblandecimiento. En cuanto se suprimieron las cápsulas de aceite y se interrumpió la dieta alta en Acidos grasos poliinsaturados (PUFA), todos los pacientes empeoraron, con incrementos en los dolores y en las rigideces (46).

En una segunda investigación, se comparó una dosis de 1,8 g de EPA con un placebo en 19 pacientes que fueron también tratados con medicamentos anti-inflamatorios no esteroides. Al cabo de 6 semanas, el grupo con aceite de pescado mostraba una significativa reducción en las incidencias de dolores articulares, por comparación con los controles. Aunque el alivio desapareció al retirarse la terapia con medicamentos anti-inflamatorios no esteroides, los que estaban tomando aceite de pescado presentaban un estado de mejoría por comparación con los controles. Esta evidencia sugiere un efecto anti-inflamatorio del aceite de pescado (47).

En la actualidad, la relación existente entre el metabolismo del aceite de pescado y la artritis sigue considerándose como tan sólo basada en una teoría. Algunos trabajos han demostrado una cierta alteración en la respuesta a la inflamación después de la ingestión de aceite de pescado, y las prostaglandinas producidas a partir de los factores EPA/DHA parecen hallarse involucrados en la percepción del dolor, pero estos estudios se han realizado principal-mente con animales o sólo in vitro. Sin embargo, sigue siendo evidente el hecho de que una combinación de los ácidos grasos omega-3 con los omega-6 ha resultado más efectiva en los pacientes humanos que el tratamiento con los omega-6 solos, y por lo tanto los ácidos grasos omega-3 contribuyen en alguna medida con algún tipo de acción anti-artrítica.

Otros remedios para la artritis

Extracto Saponino de Yuca

En un estudio experimental doble ciego (48) sobre 149 pacientes, 88 de los cuales padecían Osteoartritis y 61 Artritis Reumatoide, se les trató con placebo o con extracto saponino de yuca durante períodos que oscilaron entre 1 semana y 15 meses antes de la reevaluación. Un 61% de los que fueron tratados con yuca presentaron menos hinchazón, dolores y rigideces, frente a un 22% de los tratados con placebo. Algunos mejoraron en cuestión de días, otros en semanas y otros al cabo de 3 meses o más. Se ha estimado que los componentes activos son las saponinas, que no fueron absorbidas, pero funcionaron a través del tracto gastrointestinal.

Acacia greggii

Aunque hay muchas comunicaciones anecdóticas acerca de la eficacia de la Acacia Greggii en el alivio de los síntomas de la artritis, la única investigación aceptable es una prueba realizada sobre 43 pacientes, que se llevó a cabo durante un período de 60 días (49). Dieciocho de ellos tenían espondilitis anquilosante, mientras que los restantes se dividían casi por igual entre la Osteoartritis y la Artritis Reumatoide. La eficacia se evaluó por períodos de 8, 15, 30 y 60 días, de acuerdo con los criterios de intensidad del dolor, de capacidad funcional y del tiempo requerido para la eliminación de la rigidez. La dosificación fue de 1,5 g de este suplemento al día.

En dos tercios de los pacientes, se obtuvo más de un 50% de reducción del dolor, con sólo un 11% que no experimentaron mejoría. El efecto analgésico fue percibido a los 8 días de terapia, por los que respondieron, lo mismo que la reducción en rigidez. Esta prueba no fue controlada con placebo. No obstante, no hay duda acerca de la eficacia de este suplemento, ya que se apreció una cierta reducción en el dolor en el 88% de los pacientes, la capacidad funcional presentó una mejoría en el 84% y hubo una reducción en la rigidez en el 86% de los pacientes.

Superóxido Dismutasa

La Superóxido Dismutasa se ha considerado como benéfica en la Osteoartritis (50), pero sólo cuando se administra en inyecciones. Resultados similares se han observado en la Artritis Reumatoide (51).

Bromelina

La Bromelina (una proteinasa de la piña), cuando se presenta en una forma con cubierta entérica, (20-40 mg. 3-4 veces al día) ha dado resultados benéficos en la Artritis Reumatoide. La hinchazón articular residual se redujo, y la movilidad de la articulación se incrementó, con sólo un 14% de pacientes que no resultaron con mejoría alguna. Se i hizo el estudio sobre 29 pacientes, y uno de los aspectos positivos observados fue la reducción en las terapias con esteroides en algunos de ellos. En los que también padecían de gota, no hubo alivio para este estado.

CONCLUSIONES

Es un hecho, que ninguno de los suplementos naturales empleados contra los estados artríticos ha sido sometido, como sí lo han sido los distintos medicamentos sintéticos ampliamente utilizados, a pruebas clínicas exhaustivas. El que más ha sido investigado es el extracto de mejillón verde, pero aún en este caso, los resultados son controversiales, debido principalmente a las diferencias en las metodologías y en el tiempo de tratamiento, y quizás también ello se deba a la ausencia de controles de calidad que sirvan para evaluar las características de cada preparación. Ninguna de las entidades activas se ha podido medir, y así no se dispone de información alguna que permita comparar un lote con otro. Similares consideraciones son igualmente aplicables para los extractos de Acacia Greggii y de yuca, aunque en ésta última, el contenido en saponina se puede determinar.

Del mismo modo que los distintos pacientes responden de modo diferente ante la amplia variedad de medicamentos disponibles, es muy posible que las respuestas ante los suplementos naturales sean igualmente personales y estén vinculadas a la individualidad de cada uno de ellos. Este hecho podría explicar la variabilidad de las respuestas, así como el gran número de medicamentos naturales a los que se atribuye la capacidad de proporcionar alivios. Igualmente, la respuesta a los placebos es muy elevada en estas condiciones. La evaluación de las respuestas, tanto en la Artritis Reumatoide como en la Osteoartritis es difícil, aunque, en la Artritis Reumatoide, determinadas pruebas de sangre establecen una relación con las mejorías del estado. Muchos pacientes pueden alegar alivio, incluso a pesar de que las pruebas clínicas convencionales no indiquen respuesta alguna. Estas comunicaciones anecdóticas no pueden ignorarse. Por eso, los tratamientos naturales de la artritis seguirán siendo objeto de investigaciones.

Referencias

39. HOPKINS. P. Phenylalaninc and relief of ehronic pain. Anaholism 4. (2) 302, 1985.
40. PINALS. R.S. y otros. Treatmcnt of rheumathoid arthritis with L-histidine: A randomized, placebo-controlted. double hlind trial. J.Rheumah 1. 4 (4), 414,1977
41. BROADHURST, A.D. Tryptophan and rheumatic diseases. Brit.Med.J., 13 Agosto 1977, P456.
42. HORROBIN. D.F. The imponance of gamma-linolenic acid and prostaglandin E. in human nutrition and medicine. i.Holisttc Med. 3, 118. 1981.
43, HANSEN. TM. y otros. Treatment of rheumatoid anhritis with pmstaglandin El preeursors cis-linoleic acid and gamma-linolenic actd. Scand.J.Rheum. 12, 85, 1983.
44. McCORMICK. J.N. y otros. Immunosuppressive effect of linoleic acid. Lancet 2, 5()8. 1977.
45. L1 WAN PO, A. Evening Primrose Oil. The Pharmaceutical Journal. 1° Junio 1991 p.676-678.
46. KREMER, J.M. y otros. Effect of manipulation of dietary fatty acids cm elinical manifestations of rheumatoid artyritis. Lancet 1, 184, 1985.
47. SPERLING. R.I. Med.World News 14 Julio 1988.
48. BINGHAM, R. y otros. Yucea plant saponin in the management of anhritis. J.Applied Nutr. 27, 45, 1975.
49. PINGET. M. y LECOMTE. A. The Effects of Harpagophytum Arkoeaps in degenerative rheumatology. Pub. por Laboratorios Arkophanna. Industrial Estate. Berck I'. 06511 Carros. Estnksburgo. 1985.
50. LUND-OLESEN. K. y MENANDER, K.B. Orgotein: A ncw ann-inthunmatory metalloprotein drug: Preliminary evaluation of clinical ellieacy and safety in degenerative joint disease. Curr.Ther.Res 6.7(16. 1974.
51. GOEBEL, K.M. y otros. Intrasynovial orgotein therapy in rheumatoid arthritis. Lanero I, 1015, 1981.
52. COHEN. A. y GOLDMAN. Bromelains therapy in rheumatoid arthritis. PennsylMed.J. 67, 27. 1964.

Fuente: DR. Leonard Mervyn - Lamberts

Temas relacionados
Artritis (artritis reumatoide). Tratamientos y Remedios de Medicina Natural (237 comentarios)
Vitaminas para la artritis
Minerales para la artritis
Extracto de mejillón verde para la artritis
Remedios caseros para la artritis (1 comentario)

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.