Consejos para embarazadas

La salud de los niños empieza mucho antes de su nacimiento. Se ha dicho que los más afortunados son aquellos cuyos futuros padres piensan ya en ellos con amor, mucho antes de haberlos conocidos.

Cuando el bebé ya está en camino, es decir, en el seno materno, el ginecólogo son los que darán las prescripciones más acertadas para que el embarazo llegue a buen puerto. Pero hay algunas nociones que toda futura madre debería conocer. Son las siguientes:

Normas generales para la embarazada

1. Durante su embarazo, la mujer debe llevar vestidos flojos y amplios. No usar ligas, pues dificultan la circulación sanguínea en las piernas. Los pechos han de estas sostenidos, pero no comprimidos, y someterse a frecuente y minucioso aseo.

2. Deben tomarse con frecuencia baños templados durante los tres últimos meses.

3. Hay que llevar una vida higiénica, haciendo ejercicio sin fatigarse, sobre todo en el último mes. El mejor ejercicio es andar.

4. Contrariamente a la antigua creencia de que la embarazada no debe trabajar, conviene que se mantenga activa, si bien con prudencia, no haciendo esfuerzos excesivos, como levantar grandes pesos, ni llegar al agotamiento. También deberá evitar el riesgo de caídas, golpes etc.

5. Tan importante como la actividad es el descanso. Conviene que duerma las horas suficientes. La siesta después de la comida del mediodía, en la oscuridad, es muy beneficiosa. Elevando los pies delanteros de la cama se ayuda a evitar las varices.

6. Si tuviera persistente dolor de cabeza, vómitos continuos, hinchazón, hemorragias o molestias internas, debe manifestarlo cuanto antes al ginecólogo. También conviene acudir a él para que vigile la posición del feto y la configuración y tamaño de la pelvis, para asegurar un parto normal.

7. Es conveniente analizar a menudo la orina, para ver si hay albúmina. Y no está de más vigilar la presión sanguínea.

8. El estado de salud de la mujer embarazada repercute en su futuro hijo. Si presenta elevados niveles de toxinas, como son las debidas al tabaco, el alcohol, ciertas drogas y medicinas, así como las procedentes de los tubos de escape de los automóviles, el hijo puede resultar gravemente perjudicado.

9. También pueden tener importantes consecuencias para el hijo las condiciones psíquicas de la madre. Es por esto que, sobre todo en los últimos meses del embarazo, conviene evitar enfados, disgustos, discusiones, sustos, miedos y demás experiencias traumáticas.

10. Si se presentan náuseas, es útil sustituir las tres comidas habituales por cinco o seis comidas ligeras, a fin de no dejar nunca vació el estómago.

Temas relacionados:
La alimentación en el embarazo

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.