eBook SaludBioeBooks varios SaludBio

Remedios rápidos para algunas enfermedades con alimentos crudos

En algunas ocasiones padecemos una pequeña enfermedad que suele ser transitoria. Los alimentos crudos tomados en licuados, batidos o de forma natural pueden ser un remedio rápido para recuperar la salud.

Recordemos que los zumos se asimilan mucho más fácilmente que los alimentos enteros y con su fibra. De hecho, un zumo o licuado de frutas o verduras se puede asimilar en poco más de 10 o 15 minutos, mientras que en su forma original a veces puede llevar horas.

Como los zumos están concentrados y son abundantes en vitaminas y minerales, son especialmente útiles para el tratamiento de las enfermedades tanto agudas como crónicas, permitiendo al cuerpo la absorción y utilización de una gran cantidad de elementos nutritivos.

A continuación, incluimos algunas enfermedades o dolencias más comunes, así como sugerencias sobre el modo de tratarlas con alimentos crudos.

Pero no olvide que los zumos o alimentos crudos no sólo se deben utilizar en estas situaciones. Si se siente un día sin fuerza o con alguna pequeña molestia, pasar un día a base de frutas y verduras le animará, revitalizará todo su sistema y mantendrá alejada la enfermedad.

Por otra parte, el tomar licuados o zumos de frutas y verduras todos los días es una excelente “terapia” preventiva para que no aparezcan las enfermedades.

Artritis, obesidad, ligeros trastornos cardiacos

¿Ha oído hablar de la popular dieta de uvas de uno o dos días? Coma sólo uvas en la cantidad de medio o un kilo al día, y beba sólo agua. Puede comer la piel de las uvas y algunas de sus semillas. Las uvas son pobres en vitaminas, pero muy nutritivas por su alto contenido en azúcares asimilables. Conocí a una persona que hizo una dieta de 42 días a base de uvas molidas y mejoró muy sensiblemente ante una enfermedad degenerativa. En este caso el estar a uvas uno o dos días puede ser suficiente. Lo puede repetir semanalmente. Si hace algún tipo de ayuno a base de uvas siempre hágalo bajo supervisión médica.

Estreñimiento

Si está producido por un consumo excesivo de alimentos refinados, como suele ser lo habitual, la mayoría de las frutas y verduras, en estado crudo, suministrarán a su sistema la fibra que necesita para funcionar eficazmente. Pero recuerde una cosa, debe ser regular en su consumo de frutas y verduras crudas. El tomar UNA ensalada no cura nada.

Diarrea

Durante un día como sólo manzanas; cinco o seis serán suficientes.

Resaca

Un zumo de apio es mejor que “un pelo del perro que me mordió” (es decir, uno poco del licor que ha producido la resaca).

Enfriamientos y gripe

Por lo general, las gripes y resfriados están asociados a una eliminación de desechos tóxicos orgánicos por medio de las membranas mucosas. Al primer síntoma de resfriado o gripe, siga una dieta de fruta y agua. El agua limpia la sangre con gran eficacia.

Problemas digestivos

Durante uno o dos días, tome tanto zumo de col como pueda, pero nada más. Puede añadir algo de patata cruda.

Presión arterial alta

Dos días a base de frutas frescas y crudas con zumos de frutas recién extraídos le ayudarán a bajar la tensión. Otra ayuda es el ajo, que tiene una poderosa acción dilatadora de los vasos sanguíneos, permitiendo que la sangre circule más libremente y se normalice la presión arterial. Puede incluso hacer una “cura de ajos” tomando cada día un ajo crudo con un trozo de manzana y el zumo de un limón. Cada día aumente los dientes de ajo hasta llegar a 7 en una semana y después disminuya la cantidad de dientes de ajos hasta llegar a uno. Total catorce días. Si le produce mal aliento mastique después un poco de perejil.

Problemas de la piel

Los licuados de zanahorias son extraordinarios por su vitamina A, la vitamina de la piel. Además de la zanahoria tome diariamente albaricoques, vegetales crudos, cerezas y calabaza, todos alimentos ricos en vitamina A.

Pereza mental

Los higos tienen fama de aumentar la capacidad mental. Los eruditos y filósofos griegos con sus ayunos de higos y agua pueden servirnos de referencia para incluir en nuestra dieta una buena cantidad de higos frescos y secos siempre que sea posible.

Anemia

Aumente su cantidad de hierro con alimentos como la espinaca, berros, albaricoques, cacahuetes, apio, frutas secas. También debe consumir melaza de caña, germen de trigo y levadura de cerveza. Un buen licuado para la anemia: remolacha roja, perejil, manzana roja y espinaca.

Asma, bronquitis, caspa

Estas enfermedades están relacionadas en muchos casos con el catarro o mucosidades producidas por carbohidratos refinados así como por el uso excesivo de leche de vaca y derivados. Debe eliminar inmediatamente este tipo de alimentos de su dieta. Esté algunos días a base de frutas o frutas y hortalizas de ensalada y así limpiará su organismo. Las frutas ácidas como las naranjas, piña y los pomelos son de gran ayuda, pero recuerde que pueden producir crisis curativas más fuertes de lo que usted puede estar acostumbrado.

Enfermedades degenerativas y alimentos crudos

El uso de alimentos crudos ha sido usado desde siempre en el tratamiento de enfermedades como el cáncer o la esclerosis múltiple. Aunque estos alimentos han resultado muy eficaces en el tratamiento de estas enfermedades, el escepticismo por la clase médica sigue en vigor. Pero razonemos con algo de lógica, si cada vez la comunidad científica reconoce más claramente que nuestros hábitos alimenticios son los responsables de al menos el 65% de los cánceres actuales, es lógico concluir que los alimentos correctos, es decir, los alimentos crudos biológicos,  pueden reparar y reconstruir las partes que funcionen mal.

Por desgracia, hay una tendencia a que los pacientes con este tipo de enfermedades recurren a la medicina natural como el último recurso, en cuyo momento el daño producido tanto por la enfermedad como por los tratamientos químicos son ya casi irreparables. Los alimentos crudos pueden hacer maravillas, pero no pueden hacer milagros.

La Dra. Kirstine Nolfi fue una de las primeras en reconocer la utilidad de los alimentos crudos. Ella padeció un cáncer de mama, y como no deseaba ser tratada con los métodos tradicionales decidió tratarse a sí misma con una dieta compuesta al 100% por vegetales crudos. Finalmente el nódulo disminuyó, su fatiga desapareció y su entusiasmo fue tal que fundó un sanatorio para otros aquejados de cáncer.

Entre 1945 y 1958 el Humlegarden Rawcost Sanitorium trató a unos 1000 pacientes al año por una variedad de dolencias, y demostró a doctores de todo el mundo que, en muchos casos, los alimentos crudos podían curar mejor que los medicamentos químicos más poderosos y que cirugía más precisa.

Son ya muchos los sanatorios o clínicas de reposo que comparte la terapia de la Dra. Nolfi o del Dr. Bernard Jensen en los alimentos crudos, y han abierto sus centros para tratar a los enfermos con alimentos crudos. Sus métodos son simples: una dieta de frutas y vegetales crudos biológicos, algunos frutos secos y quizá algo de leche, ayudado por baños de sol, relajación y abundante aire fresco y limpio.

Esperamos que tarde o temprano la comunidad médica reconozca la sabiduría de esta terapia natural e integral de tratar las enfermedades. Aunque lo mejor sería que fuesen los propios ciudadanos los que tomen conciencia de la necesidad de basar su alimentación en frutas y vegetales crudos, de esto modo, muy probablemente, la profesión médica sería poco necesaria.

Temas relacionados
Más de 100 consejos para una alimentación saludable
Debemos comer crudos por lo menos el 60 % de nuestros alimentos
 (3 comentarios)
Jugos de frutas y verduras - Lo mejor para la salud (5 comentarios)
Las leyes de curación por medio de los alimentos (26 comentarios)

Libro SaludBio

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.