Frutos secos - Forma saludable de consumirlos

Para muchas personas los frutos secos no son más que parte de un aperitivo que se puede tomar antes de la cena con una copita de vino; y cuánto más lejos de lo natural, más sabrosos les parecen.

Desgraciadamente, la mayoría de la gente los toma fritos, salados, tostados, pasados por ajo o chile en polvo…lo que hace que su sabor esté muy alejado del auténtico. Por otra parte, debido a ese proceso son difíciles de digerir, engordan, y por el modo de cocción o preparación estimulan el apetito en lugar de saciarlo, lo que hace que no se deje de comerlos.

Debido a todo esto, los frutos secos no gozan de la mejor popularidad. Sin embargo, son uno de los alimentos más extraordinarios de los que disponemos por su alto valor nutritivo cuando se consumen en su estado natural.

Propiedades de los frutos secos

Los frutos secos son una excelente fuente de carbohidratos, grasas y proteínas. Proporcionan tantas o más proteínas que la carne, pero son mucho más baratos.

En estado fresco son muy versátiles y deliciosos, y son una buena manera de aumentar el contenido proteínico a nuestra dieta.

Frutos secos: el cacahuete

El cacahuete es uno de los frutos secos con más alto valor nutritivo. Aunque el cacahuete es una leguminosa (como las judías o los guisantes) suele considerarse como un fruto seco. Su alto contenido en proteínas ha recibido mucha publicidad y existe una enorme industria alrededor del cacahuete.

Los cacahuetes son una excelente fuente de vitaminas del complejo B, niacina, tiamina y ácido pantoténico.  Además contiene algo de vitamina E y rastros de minerales como el calcio, hierro, sodio y potasio. Son ricos en fósforo, mineral fundamental para la salud de la piel, dientes y huesos. Eso hace de la crema de cacahuete un alimento saludable no sólo para los niños sino para todos.

El 50% de los cacahuetes está compuesto de grasa, pero en la forma de ácidos linoleico y oleico, que son insaturados. Esto hace de los cacahuetes, siempre en estado natural (crudos), un alimento ideal para la prevención del colesterol, riesgo de arteriosclerosis o de un ataque cardiaco.

Precauciones sobre los cacahuetes

Siempre debe comprarlos frescos, crudos y sin salar; mejor con su piel rojiza. No compre una cantidad excesiva, y no los trocee ni machaque mucho antes de comerlos, pues su aceite se arrancia.

Frutos secos: las almendras

Las almendras están entre los mejores frutos secos que podemos consumir. Son el fruto seco más alcalino que se conoce y son valiosas sus propiedades nutricionales  en relacionado con la estructura ósea del cuerpo y para el fortalecimiento del esmalte de los dientes.

Otros frutos secos y semillas

Además de los frutos secos mencionados debemos considerar las avellanas, nueces, pacanas, piñones, coco, etc.

Los anacardos son valiosos pero no contienen la misma cantidad de proteínas que los anteriores.

Las castañas están compuestas entre un 50 y un 75% de carbohidratos.

Las semillas son, al igual que los frutos secos, otro de los alimentos más nutritivos de los que disponemos. Las más conocidas son las semillas de girasol y de calabaza. Si se consumen crudas, como debe ser, tienen un excelente sabor y gran valor nutritivo.

Entre las mejores semillas están las de sésamo. Estas semillas contienen muchas proteínas, y se pueden añadir a platos, haciéndolos más sabrosos, crujientes y nutritivos.

Para las personas que siguen una dieta de alimentos crudos, las semillas y los frutos secos son el cimiento de su alimentación. Sabemos que las frutas y hortalizas pueden restituir la salud, pero no solas. Las frutas y hortalizas no tienen proteínas, y si se desea realizar una dieta saludable a base de frutas y hortalizas crudas su cuerpo necesita una determinada cantidad de proteínas y grasas para que la dieta sea realmente eficaz.

Forma saludable de consumir los frutos secos

Los frutos secos se pueden consumir de diversas formas. Una de ellas es incluyéndolos en las ensaladas de verduras. Una gran y variada ensalada con un buen puñado de nueces ya forma una excelente comida del mediodía.

También se pueden consumir entre comidas. En este caso lo ideal es consumirlos junto con alguna fruta jugosa; es decir, manzanas y almendras, por ejemplo, de esta forma son más digeribles. Por supuesto, pueden formar parte de los desayunos, en los que incluimos la fruta jugosa y después los frutos secos junto con alguna bebida saludable (soja, avena, arroz). También pueden formar parte del típico desayuno a base de muesli.

Otra sugerencia a la hora de consumir frutos secos es no mezclarlos entre sí. Es decir, si junto con su ensalada incluye piñones, no hace falta que tome anacardos. Además tampoco hay que consumir una gran cantidad ya que requieren un aparato digestivo libre para que se puedan digerir y asimilar correctamente.

Otra forma de consumir los frutos secos es batirlos junto con otros alimentos a la hora de hacer un batido, por ejemplo de frutas. De esta forma se obtiene una especie de “leche” muy nutritiva. Algunas combinaciones que vale la pena probar sería:

  • Zumo de naranja con almendras y anacardos
  • Zumo de manzana con nueces
  • Zumo de pomelo con nueces de Brasil o nueces
  • Zumo de piña con avellanas
  • Zumo de grosellas negras con nueces de Brasil

Si lo desea puede endulzar esta bebida con un poco de miel.

Además puede añadir los frutos secos molidos a numerosos zumos de hortalizas, como la zanahoria y el apio.

Crema de frutos secos

Otra forma de consumir los frutos secos es en forma de crema. Esta forma es más digestiva que cuando se toman crudos y de forma natural. Si se dispone de un molinillo, uno puede hacer la crema, en pequeñas cantidades, según la vaya necesitando.

Las cremas de cacahuetes, avellanas y cacahuetes son muy sabrosas. Todas las cremas de frutos secos pueden servir de aderezo de ensaladas cuando se combina con un poco de aceite de oliva, agua y algo de zumo de limón.

Como habrá podido observar por lo que hemos mencionado en este artículo, los frutos secos crudos y naturales son una fuente muy nutritiva de alimentos que de forma muy sencilla y poco refinada pueden y deben formar parte de nuestra dieta saludable.
Además, notamos lo fácil que puede y debe ser la alimentación en este mundo de prisas y tan ajetreado. Imagínese el siguiente ejemplo:

Ejemplo de batido saludable para una comida

Ingredientes:
Leche de avena, manzanas, zanahorias, apio, piñones y un poquito de miel.

Con este batido usted prácticamente ha cubierto sus necesidades nutricionales:

  • Consume los hidratos de carbono de la leche de avena, manzanas, zanahorias, piñones y miel.
  • Consume las proteínas de los piñones y algo de la leche de avena.
  • Consume las grasas de los piñones.
  • Consume las vitaminas de las manzanas, zanahorias, apio y piñones.
  • Consume los minerales principalmente del apio y piñones.

¡Qué fácil es alimentarse de forma saludable, y complicarnos la vida en la cocina!

Temas relacionados
Más de 100 consejos para una alimentación saludable
Jugos de frutas y hortalizas - Lo mejor para la salud
 (4 comentarios)
Las leyes de curación por medio de los alimentos (26 comentarios)
Ventajas y beneficios de los alimentos crudos
Dieta para la Salud (18 comentarios)

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.