Cuidados de la piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo. La piel, por ejemplo, pesa el doble que el hígado o el cerebro. Recibe la tercera parte de la sangre que circula por nuestro organismo, y cada centímetro contiene 100 glándulas sudoríparas, 15 glándulas sebáceas y cientos de terminaciones nerviosas.

Se ha dicho que la piel es un “tercer riñón” o un “tercer pulmón” debido a su labor de depuración orgánica que efectúa junto con esos otros órganos. De hecho los riñones y la piel trabajan al unísono. En el verano la piel colabora de forma significativa en la eliminación de toxinas gracias al sudor mientras que en el invierno los riñones tienen más trabajo.

El cuidado de la piel

Una de las necesidades básicas de la piel es el agua. Según ciertas estadísticas, las personas que beben agua en abundancia pueden llegar a vivir como promedio 5 años más que las que no lo hacen.

Minerales que necesita la piel

Si nuestra piel tiene una apariencia marchita revela que le falta magnesio; y la piel que está escamosa le falta flúor. Todas estas deficiencias se pueden suplir con la toma de estos minerales junto con vitamina A. Por otra parte, si la piel tiene un aspecto pegajoso es síntoma de deficiencia de sodio, y si en ella encontramos salpullido o pus es porque le falta silicio.

No olvidemos que si necesitamos cuidar la piel es necesario también cuidar los riñones, debido a que probablemente los trastornos de la piel se deban a un sobreesfuerzo que está haciendo por paliar la deficiencia de función de los riñones.

Como el silicio es un elemento fundamental para tener una piel sana, recordemos que podemos encontrar este mineral en los brotes de los alimentos o germinados, principalmente de la alfalfa, en la infusión de paja de avena, en la cola de caballo. Algunos alimentos ricos en silicio son: la cebada, espinaca, higos, fresas, etc. Por otra parte, algunas infusiones de plantas medicinales beneficiosas para la piel serían las compuestas por las siguientes plantas: cola de caballo, laurel, paja de avena, mejorana dulce y estragón.

Flúor para la piel

El flúor es un elemento fundamental no sólo para la salud de la piel sino de todo el organismo. A este elemento químico se le llama el “elemento de la belleza y de la resistencia”.

Los síntomas de falta de flúor relacionados con la piel son:

  • Pus y toxinas en el cuerpo
  • Párpados inflamados, granulosos
  • Piel sucia
  • Piel fría
  • Piel inflamada, escamosa
  • Piel grasienta y endurecida.

El flúor se encuentra principalmente en todos los alimentos crudos. La cocción de los alimentos elimina el flúor que contiene. Algunos alimentos que contiene flúor y que por lo tanto son beneficiosos para la piel son: la harina de centeno, el aguacate, el membrillo verde, las algas marinas crudas, la leche de cabra, queso de cabra, suero de leche, etc.

El cuidado del aspecto de la piel

Para mantener una piel sana y con un aspecto saludable hay que tener en cuenta algunos consejos.

El zumo de manzana y de pepino es muy bueno para la piel. El pepino contiene una gran cantidad de sodio que permite que la piel esté fresca y con menos arrugas.

El aceite de hueso de chabacano o albaricoque es uno de los mejores productos para la piel. Se puede emplear como aceite limpiador y además para evitar las arrugas, también es excelente como aceite de noche, que junto con aloe vera posee cualidades astringentes.

Otro buen remedio para las arrugas de la piel es el darse palmaditas de miel sobre las arrugas, alrededor de diez veces al día durante dos meses.

Las manchas de color café

Las manchas color café de la piel que principalmente aparecen en las manos y cara  se debe, en la mayoría de los casos, a problemas internos, ya sea de los riñones, hígado o glándulas. El aloe vera es un remedio natural para combartirlas.

Los puntos blancos

Los puntos blancos de la piel se localizan por lo general en la frente, alrededor de la nariz y en otras partes del rostro. La aparición de estos puntos blancos suele estar relacionado con una deficiente digestión de los almidones. En estos casos lo mejor es utilizar alguna ayuda digestiva de enzimas. Las mascarillas de arcilla o barro hechas con aloe vera son también muy eficaces para este problema de la piel.

Puesto que ciertos almidones como el trigo, la avena, centeno, trigo sarraceno y patatas producen más puntos blancos, lo mejor es eliminarlos de la dieta por una temporada y sustituirlos por arroz y  mijo.

Ulceras de la piel

Para la úlcera de la piel un buen remedio es preparar un pepino verde en rebanadas. Ponerlo en media taza de infusión de pajita de avena y calentarlo a fuego lento durante 40 minutos. Después de colar el líquido se toma una taza 2 o 3 veces al día.

Y como ungüento para las úlceras cutáneas, otra muy buena solución es aplicar una mezcla de aceite de lanolina y de ajo a partes iguales.

La piel y los baños de sol

Para entender el efecto del sol sobre la piel tenemos que recordar que la luz solar no solo actúa sobre las partes de la piel que están expuestas al sol, sino que también provoca que la piel irradiada produzca sustancias que pasan por la sangre al interior del organismo, y que actúan sobre todo el organismo.

Un ejemplo de esto lo tenemos en el siguiente caso: si uno expone los pies a los rayos de sol, ciertas sustancias elevan la presión sanguínea, aceleran el ritmo cardiaco y hacen que pase vitamina D a los huesos. Por esta razón se debe tener cuidado al tomar baños de sol.

Todo lo que nuestro cuerpo necesita son solo 10 minutos de un baño de sol al día. Con estos 10 minutos conseguiremos mantener un nivel adecuado de vitamina D y A en el cuerpo.

Por el contrario, si tomamos durante mucho tiempo el sol, el cuerpo se broncea por la acción de la melanina que evita que penetren los rayos solares dañinos. Pero el cuerpo solo puede absorber cierta cantidad de vitamina D al día. De modo que si tomamos el sol moderadamente podremos aliviar las afecciones de la piel y eliminar granitos o barrillo; mientras que si tomamos el sol en exceso afectará seriamente a todo el sistema nervioso y a nuestra piel de forma negativa.

En caso de quemaduras solares, el aceite de semilla de sésamo y el aloe vera son excelentes remedios naturales.

Baños de aire para la piel

Otra buena manera de tonificar nuestra piel es exponiéndola al aire. El tomar diariamente un baño de aire ayuda a conservar la buena salud de la piel y mejorar su textura. Si diariamente tomamos baños de aire, incluso en la privacidad de nuestra habitación, nuestra resistencia aumentará a las bajas temperaturas. Esto se puede hacer durante todo el año.

El sudor y la piel

Una persona normal, en condiciones normales, pierde 500 calorías al día, una octava parte de su pérdida total de calor, como resultado de la evaporación de sudor. La piel contiene unos dos millones de glándulas sudoríparas. Y no podemos olvidar que el sudor es ácido y contiene potasio, hierro, ácido sulfúrico, ácido láctico y, sobre todo, urea. La piel elimina tanta urea como lo pueden hacer los riñones, y de ahí el nombre de “tercer riñón”. De modo que evitar que la piel sude, despida calor o productos de desecho tóxicos sería un desastre para el organismo. El cuerpo sufriría de envenenamiento y sobrecalentamiento.

Temas relacionados
Remedios naturales para la piel
Plantas para la piel
Consejos y Dieta para una piel sana
El cepillado de la piel en seco

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.